Japón no llevará la disputa con China en la Organización Mundial del Comercio al terreno “político”


Conflicto surge por restricciones del gobierno chino a exportaciones de tierras raras, minerales usados para fabricar productos de alta tecnología


Publicidad


Las tierras raras se usan, entre otras cosas, para fabricar tabletas

Japón no quiere transformar la disputa que mantiene con China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por sus restricciones a la exportación de tierras raras en “un asunto político”, aseguró el canciller nipón, Koichiro Gemba.

Tokio pretende gestionar el contencioso según las “reglas objetivas” de la OMC, afirmó Gemba, en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo.

En ese sentido, el ministro japonés de Asuntos Exteriores defendió que tramitar la disputa de este modo “es importante para el desarrollo de la región Asia Pacífico”, al tiempo que argumentó que China, como segunda economía mundial, debe actuar “de manera responsable en la comunidad internacional”.

Las declaraciones se produjeron un día después de que Japón, la Unión Europea (UE) y EEUU iniciaran una disputa comercial con China ante la OMC por las restricciones de Pekín a la exportación de sus materiales basados en tierras raras para fabricar vehículos híbridos o dispositivos de alta tecnología.

Tanto Tokio, el mayor importador de estos materiales de China, como Bruselas y Washington, defienden que estas limitaciones impuestas por Pekín, que produce un 95 por ciento de las tierras raras en el mundo, van en contra de las regulaciones de la OMC y permiten a compañías chinas obtenerlos a precios más competitivos.

Por su parte, China argumenta que la OMC permite a sus miembros limitar las exportaciones por razones como la conservación de sus recursos naturales no renovables, y alega que sus reservas de tierras raras son actualmente sólo un tercio del total mundial.

Para intentar aligerar su dependencia de las exportaciones chinas, Japón ha buscado desarrollar, con países como Vietnam, Camboya o Mongolia, yacimientos de tierras raras, de las que supuestamente también hay depósitos en otros emergentes como la India o Brasil.

De acuerdo con las normas de la OMC, las cuatro partes deben entablar conversaciones de cara a solucionar la disputa, que en caso de no quedar resuelta en un plazo de 60 días deberá ser zanjada por el organismo internacional. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario