La Argentina no se merece a Messi. Por Jorge Barraza

Messi tendrá una nueva oportunidad dentro de cuatro años (foto Getty Images/FIFA)

“El karma de Messi es hacer todo para que Argentina llegue a las finales y no poder ganarlas. No por su culpa. …”, escribe Barraza.

La desgracia de Messi es ser argentino. De haber sido español, alemán, italiano, sería completamente feliz. Tendría, mínimo, uno o dos títulos mundiales y dos o tres Eurocopas ganadas. Hubiese viajado un millón de kilómetros menos en avión y no debería soportar tanta mediocridad. Pero es argentino. Y lo siente. Peor para él. Su culpa es haberle dicho no a España, pero es que culturalmente no tiene nada que ver con España, aunque viva allí desde los 13 años. Santiago Segurola, orgullo del periodismo español, describe en la película de Alex de la Iglesia, el rosarinismo absoluto de Leo: “Messi sale a las 8 de la mañana de Rosario, llega 8 y media a la ciudad deportiva del Barcelona, entrena, se cambia y al mediodía se vuelve a Rosario”. Así es, igual a Di Stéfano, que en 61 años de España no se le pegó un “vale”, un “venga”, un “vamos”. Ni “cantera” decía Alfredo, “¿Qué cantera…? semillero, cantera es para las piedras”.

El drama de Messi es hacer todo bien en el campo y tener que tolerar los desatinos futbolísticos de un grupo de compañeros que lo hunden cada vez que se pone la camiseta nacional. Di María, Agüero, Lavezzi, Higuaín, Tevez… Nunca lo correspondieron en la cancha. Les hace un pase genial y le retribuyen un error. Luego lo paga Messi. Es al único futbolista que no le perdonan, no sus errores, los ajenos. Los que malogran goles y penales, los que no entienden el juego ni le devuelven una pelota, se van de vacaciones indemnes. Tienen permiso para fallar, nadie los molesta. El problema es con Messi.

 

El drama de Messi es hacer todo bien en el campo y tener que tolerar los desatinos futbolísticos de un grupo de compañeros que lo hunden…

El periodismo en general, y argentino en particular, da vergüenza ajena con Messi. Encontró la víctima perfecta. No se queja, no responde, no habla. Ni Leo ni su representante (que no tiene) van a levantar un teléfono y llamar al diario o al canal para quejarse. Ni amenazarán con no darles más una nota. Se le puede pegar tranquilo. Como los defensas. Gary Medel puede encajarle un patadón en el pecho. No hay drama, Messi no llorará, no hará teatro, no reclamará. Y Wilmar Roldán le mostrará una indulgente tarjetita amarilla a Gary, quien terminará el partido sin problemas. Y si protesta vendrá un ignorante como el juez mexicano que le contestará: “Esto es América, acá es así”.

Los compañeros no lo ayudan nada. Di María, Lavezzi, Higuaín, no salen a ventilar la realidad: “Los horribles somos nosotros”. Dejan el agua correr. Se agachan y las flechas van todas para el “10”. El técnico argentino, cuyo máximo acierto en la final fue alinear once, no hará tampoco un mea culpa: no dirá que no tuvo planteo y que Sampaoli le dio un repaso. La fábula dice que Maradona ganó sólo el Mundial ’86. Ni ahí, lo rodeaban grandes jugadores. Burruchaga equivalía a cincuenta Di Marías; Valdano a treinta Higuaínes, Olarticoechea a veinte Rojos, Pumpido a diez Romeros, Ruggeri a varios Otamendis.

Messi

El karma de Messi es hacer todo para que Argentina llegue a las finales y no poder ganarlas. No por su culpa. Pero el fútbol se juega de a once. Nunca vimos un equipo de uno. Para triunfar se necesitan varios jugadores capaces, sobre todo inteligentes. Si Messi hubiese tenido al lado a Gary Medel, Marcelo Díaz, Charles Aránguiz y Jorge Valdivia, su equipo hubiera ganado 4 a 0 y hoy era campeón de América. Pero esos cuatro eran rivales. De su lado jugaron los de siempre.

Hay una especie de fantasía de que todos los jugadores argentinos son fabulosos. Un mito generado por el márketing y la mediatización. En la selección el único que lo demuestra es Messi. Los otros, comparados uno por uno con, por ejemplo los jugadores chilenos, pierden feo. Mascherano puede estar ahí con Aránguiz (aunque este tiene gol), Marcelo Díaz es mucho más que Biglia, Medel que Garay, Bravo que Romero, Vargas que Agüero, Alexis Sánchez que Di María, Valdivia que Pastore… Son más. Lo canta un hecho concreto: el rendimiento.

Messi llegó a la Copa América con una motivación fantástica. Lo declaró y lo ratificó ya en el primer partido ante Paraguay; luego en largos pasajes ante Uruguay, en el que incluso no rehuyó la guerra de guerrillas que propone siempre la Celeste. Pero se fue decepcionando, porque esta Selección Argentina, como varias anteriores, le quita la sonrisa hasta a Gardel.

Messi llegó a la Copa América con una motivación fantástica…Pero se fue decepcionando, porque esta Selección Argentina le quita la sonrisa hasta a Gardel.

No hay fatalismos que expliquen la racha negativa de títulos en Argentina. Es exclusivamente futbolístico. El fútbol se analiza por el rendimiento, el rendimiento deviene de la eficacia y la eficacia se mide viendo dónde va la pelota cuando un futbolista la despide, qué hace con ella. Si le llega a un compañero, si genera peligro o si se convierte en gol, es una acción positiva. En el caso de un arquero, si su intervención salva la caída de su valla; siendo defensa, si quita bien y entrega con acierto. La eficacia es el casi todo en el fútbol, el pedacito que queda para el todo es el plus que puede dar la estética. Si miramos la eficacia y el rendimiento, Messi es un fenómeno siempre. Y sus compañeros una lágrima casi siempre. En la selección, no en Barcelona. Como en el Barsa es diferente, suelen ser campeones.

Pero Messi nunca le dirá burro a Lavezzi, tronco a Higuaín o atolondrado a Di María. Volverá a jugar con ellos y continuará poniendo su máximo empeño y su genio al servicio de ellos. Y estos seguirán haciéndolo perder. Di María volverá a correr alocadamente cuarenta metros con la pelota hasta caerse, perderla o tirarla a cualquier parte; Messi no le reprochará nada. Leo tirará del carro solo, pero si ganan, los otros se subirán.

Algunos millones de argentinos, sentados en el living con sus barrigas o sus frustraciones frente a la TV, bramarán. “¡Traénos el título, pecho frío…!”. Argentinos que no jugaron ni en la novena de Aldosivi. Y cuando haya sumado otro subcampeonato o una nueva eliminación, Messi bajará la cabeza y todos los fotógrafos y camarógrafos, hambrientos, se le irán encima a tomarle la foto de la flamante frustración. Porque Messi no delata a nadie, simplemente agacha la cabeza.

El rumor, flamante, indica que Messi estaría estudiando tomarse un tiempo sabático con la Selección. La mitad de los argentinos lo han puesto en una situación casi de no retorno. Haga lo que haga, será siempre el culpable a los ojos de ese medio país barrabravil. Sería interesante ver cuál es la capacidad del resto del equipo para clasificar al Mundial de Rusia.

El de Messi es un tema que excede lo deportivo, retrata a la Argentina como país. Hay una materia que él no aprendió y seguramente no la entenderá nunca: cómo encarar el canibalismo periodístico. Maradona sí sabía. Lo que no podrán con Leo es quitarle el título de mejor de todos. Con la bola en los pies, nunca hubo nadie como él. Y eso lo saben íntimamente todos los que alguna vez patearon una pelota. Lo reconozcan o no.

* Columnista de International Press desde 2002. Ex jefe de redacción de la revista El Gráfico.

Publicidad