Aprueban proyecto para que la Iglesia de la Unificación de Japón no oculte sus fondos en el extranjero

Iglesia de la Unificación

En octubre, el gobierno de Japón presentó una solicitud ante el Tribunal de Distrito de Tokio para obtener una orden de disolución de la Iglesia de la Unificación.

Si el tribunal emite la orden requerida, un liquidador dispondrá de los bienes de la organización religiosa y se podrá compensar a las víctimas de esta.

Sin embargo, se teme que la Iglesia transfiera sus fondos al extranjero para ocultarlos allí.

Por ello, la Cámara de Representantes de Japón aprobó el martes un proyecto de ley para impedir la salida de los activos de la Iglesia, informa Kyodo.

De esta manera se busca garantizar que haya recursos suficientes para cubrir las reparaciones de las víctimas.

El proyecto será enviado a la Cámara de Consejeros para su aprobación final durante el actual periodo de sesiones del Parlamento que culmina el 13 de diciembre.

¿Qué establece la iniciativa legal?

Que cuando se está revisando una solicitud presentada ante un tribunal para despojar a una organización de su condición de corporación religiosa y de sus beneficios fiscales, esta debe notificar con antelación al gobierno central o a las autoridades prefecturales sobre cualquier plan para disponer de sus activos.

La Iglesia ha anunciado que planea asignar hasta 10 mil millones de yenes (68 millones de dólares) al gobierno japonés para cubrir posibles compensaciones.

De acuerdo con una red de abogados que apoyan a las víctimas, alrededor de 130 personas sufrieron dificultades económicas debido a las donaciones que -coaccionadas o manipuladas- realizaron a la organización.

El monto total de reparación se estima en más de 4 mil millones de yenes (27 millones de dólares).

Sin embargo, los abogados creen que hay muchos más casos pendientes de confirmación y que la suma podría escalar a los 100 mil millones de yenes (680 millones de dólares).

La Iglesia atrajo la atención de los medios y la sociedad en Japón cuando el asesino del ex primer ministro Shinzo Abe reveló que odiaba a la organización religiosa porque su madre le había donado 100 millones de yenes (680.000 dólares), arruinando a su familia.

El abuelo de Abe, el también ex primer ministro Nobusuke Kishi, ayudó a la Iglesia (originaria de Corea del Sur) a establecerse en Japón. (International Press)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35K suscriptores

BELLEZA

『PR』PATROCINADOS


Descarga el App de Súper Tokio Radio


AUTOMÓVIL