Si un terremoto es de noche, feriado y con millones sin poder volver a casa

Tokio, marzo de 2021. Miles de personas caminaron hacia sus casas entre tres y cuatro horas. (NHK)

El Metropolitano de Tokio estima que unos 4,53 millones de personas no podrán regresar a sus hogares si un terremoto de 7,3 de magnitud golpea directamente la capital. En 2011, por el Terremoto de Tohoku, esa cifra rondó las 5,15 millones de personas y aún se recuerda el éxodo de millones de ellas caminando hacia sus hogares a causa del colapso total del transporte público.

En ese sentido, un panel de expertos del gobierno central ha propuesto nuevas políticas con las imperiosa necesidad de coordinar más acciones con los municipios y entidades privadas.

En 2015, la Oficina de Gabinete de gobierno emitió una directriz para tratar el hecho de que millones de personas que no podrán regresar a casa por un terremoto en la capital ocurrido en un día hábil de la semana, pero ahora se está sugiriendo nuevos escenarios.

Ahora se estudian medidas si el gran sismo ocurre durante un día festivo o por la noche, cuando el personal administrativo no está en sus oficinas para coordinar medidas como la instalación de alojamientos temporales.

Se espera que los gobierno locales aclaren los procedimientos que adoptarán para reunir a su personal y coordinar no solo la apertura de los alojamientos, sino también idear formas que aceleren el proceso, así como la capacitación de personas en instituciones privadas que ayudarán a cobijar a miles de personas que no podrán regresar a casa.

A diferencia de los desastres relacionado a grandes lluvias, que ofrece algunas horas para preparar refugios establecidos para vecinos de barrios predeterminados, un evento tan intempestivo como un terremoto plantea retos enormes, más aún si ocurre de noche.

Una llamada de atención sobre el impacto de un sismo fuerte por la noche ocurrió el 7 de octubre del año pasado. A las 22.41 horas un terremoto de 6,1 de magnitud en Chiba detuvo o retrasó los trenes en Tokio y alrededores, provocó apagones en Tokio e inundó calles por la rotura de tuberías. No fue hasta las 00.35 que el tren Yamanote empezó a moverse.

El panel toma en cuenta la capacidad del sistema ferroviario para reanudar sus operaciones lo más rápido posible. Con el avance en la «sismo – resistencia» de la infraestructura ferroviaria, es posible que aunque el sismo sea inferior a 6 grados de intensidad, las operaciones se reinicien lo antes posible.

Pero urge mejorar el sistema. Con las pautas actuales se puede solicitar a las empresas ferroviarias y de autobuses que consideren operar sus unidades incluso después de su último servicio del día, pero no se ha puesto en práctica ni ha habido simulacro..

Hay escasez de alojamientos temporales en Tokio y los gobiernos deben darse prisa para asegurarlas, mientras es necesario que las empresas informen cómo organizar el regreso de los empleados a casa, en algunos casos quedándose en la oficina, o evitar que vengan a trabajar todos a la vez en caso de un terremoto. (NI/RI/)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 36.393 suscriptores


Descarga el App de Súper Tokio Radio