Tras la suspensión del escudo antimisiles Aegis, Japón explora el ataque preventivo

Destructor japonés (foto Departamento de Estado de EEUU)

Japón explora el desarrollo de capacidades de ataque preventivo contra lanzadores de misiles enemigos como una alternativa radicalmente distinta a lo que tenía hasta ahora.


La semana pasada, Japón descartó seguir implementando el escudo de intercepción de misiles Aegis Ashore estadounidense por su “altísimo costo” de instalación y mantenimiento.

El diario Nikkei, dijo que el pasado miércoles 24, en una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, con la presencia del primer ministro, Shinzo Abe, el ministro de Defensa, Taro Kono, informó que el despliegue del escudo antimisiles Aegis en las prefecturas de Akita y Yamaguchi había sido archivado definitivamente.

Pesó en la decisión el alto costo de los equipos y la posibilidad de que no puedan derribarse todos los misiles en pleno vuelo. Esto ha hecho que los funcionarios de gobierno empiecen a pensar que más barato y más fácil sería atacar y destruir instalaciones de lanzamiento hostiles de antemano.

No es primera vez que se habla de esta posibilidad. En 2013 y 2018, expertos en defensa del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD) pidieron revisar el programa de defensa con argumentos parecidos y hablando del ataque preventivo.

Los expertos en defensa japoneses han señalado que cada vez es más complicado que un sistema de intercepción haga seguimiento a un misil porque ahora utilizan propulsores sólidos que hace que los lanzamientos sean difíciles de detectar en la etapa inicial.

Además, se está desarrollando otro tipo de misiles para volar a velocidades más rápidas y con capacidad de cambiar su rumbo para evitar ser derribados. También juega en contra de que las lanzaderas de misiles son móviles y que además pueden dispararse desde submarinos.

El Nikkei reveló que Japón ya tiene un plan para adquirir estructura capaz de realizar ataques preventivos y que el Ministerio de Defensa ya dio un paso adelante en 2017 cuando decidió incluir en su arsenal misiles crucero de largo alcance.

Estos misiles, que tienen un alcance de 900 km, serían disparados desde aviones de combate de la Fuerza Aérea japonesa.

Hasta ahora, Japón había rechazado la idea de poseer armas diseñadas exclusivamente para atacar otras naciones, pero la realidad y el momento de creciente preocupación por los movimientos de China y Corea del Norte está llevando al país a considerar otras vías.

Se supo que el PLD presentará en julio próximo al gobierno central varios planes alternativos a la suspensión del escudo de misiles Aegis, y que entre ellos volverá a insistir en la posibilidad de los ataques preventivos. (Resumen International Press)


Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

Cine
JAPÓNICA
Anime y manga
Celebridades
Conciertos

PRODUCTOS

Productos de Japón
Productos de Japón
Productos de Japón

Turismo en Japón

LECTOR