Papa cuestiona consumismo y búsqueda del éxito a cualquier costo en Japón

Fuji TV

50 mil personas asistieron al Tokyo Dome el lunes para escuchar la misa ofrecida por el papa Francisco, en su tercer día en Japón.

Francisco llamó la atención sobre el consumismo y la persecución del éxito desmedidos, que dañan a personas sobrepasadas por las exigencias del mundo actual, en especial en países tan competitivos como Japón.

En su mensaje en español, el papa advirtió de lo negativo que resulta concentrar “toda nuestra atención y mejores energías en la búsqueda sofocante y frenética de productividad y consumismo como único criterio para medir y convalidar nuestras opciones o definir quiénes sómos y cuánto valemos, una medida que poco a poco nos vuelve impermeables o insensibles a lo importante, impulsando al corazón a latir por lo superfluo”.

Francisco apuntó a Japón.

“Aquí en Japón, en una sociedad con la economía altamente desarrollada, me hacían notar los jóvenes esta mañana en el encuentro que tuve con ellos que no son pocas las personas que están socialmente aisladas, que permanecen al margen, incapaces de comprender el significado de la vida y de su propia existencia”.

Probablemente el papa aludía a los hikikomori.

“El hogar, la escuela y la comunidad, destinados a ser lugares donde cada uno apoya y ayuda a los demás, están siendo cada vez más deteriorados por la competición excesiva en la búsqueda de la ganancia y la eficiencia. Muchas personas se sienten confundidas e intranquilas, están abrumadas por demasiadas exigencias y preocupaciones que les quitan la paz y el equilibrio”, añadió.

El jefe de la Iglesia Católica pidió “no quedar atrapados o aislados en la búsqueda del éxito a cualquier costo, incluso de la propia vida”.

“Lo contrario al yo aislado, encerrado, y hasta sofocado, solo puede ser un nosotros compartido, celebrado y comunicado”, sentenció.

Entre los miles de asistentes a la misa estuvo Iwao Hakamada, un hombre que fue liberado después de estar 46 años en el corredor de la muerte por un múltiple crimen en 1966 que supuestamente cometió. Hakamada fue invitado por el papa, quien el año pasado declaró que la pena de muerte es inadmisible.

El lunes, Francisco también se reunió con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el emperador Naruhito. (International Press)

Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

JAPÓNICA
J POP
J POP

Te puede interesar

LECTOR