Más de un millón de extranjeros de 160 países visitan museo de arte digital en Tokio



Publicidad

2,3 millones de personas han visitado el Museo de Arte “Mori Building: Epson teamLab Borderless”, que combina arte y tecnología digital de vanguardia, en Odaiba, Tokio.

Alrededor de la mitad de los visitantes -más de un millón de personas- eran extranjeros de 160 países, aproximadamente el 80 % del total de países del mundo, destaca Mainichi Shimbun.

El museo ha ganado tanto renombre internacional que una encuesta realizada a los visitantes extranjeros reveló que la mitad de ellos había ido a Tokio con el deseo expreso de conocer el museo.

La mayor parte de extranjeros proviene de Estados Unidos, Australia y China, en ese orden.

Inaugurado en julio del año pasado, el museo es fruto de la cooperación entre Mori Building y el grupo de artistas teamLab (https://borderless.teamlab.art/es/).

¿Qué hace tan extraordinario al museo?

Los visitantes interactúan con más de 60 obras de arte que usan gráficos por computadora y que cambian de formas y colores al detectar los movimientos de las personas.

Por ejemplo, una obra que representa un campo de arroz cambia con el tiempo siguiendo el flujo de las estaciones. Las bombillas que se exhiben en el “Bosque de las lámparas” modifican su color cuando una persona se acerca a ellas.


No hay señales que indiquen una ruta predeterminada o mapas, pues la idea es que la gente camine y explore libremente el museo, y se relacione con las obras, creadas con 520 computadoras y 470 proyectores.

En este museo ubicado en Tokio el arte trasciende lo físico, las fronteras se desvanecen, todo se integra.

Los artistas de teamLab explican al sitio web Infobae que buscan “explorar una nueva relación entre los seres humanos y la naturaleza a través del arte. La tecnología digital nos ha permitido liberar el arte de lo físico y trascender las fronteras. No vemos ningún límite entre nosotros y la naturaleza; uno está en el otro y el otro en uno. Todo existe en una larga, frágil pero milagrosa continuidad de vida”.

“En este museo, disolvemos los límites entre las obras de arte. Trascienden, se relacionan y se entremezclan. Al experimentar eso, podrías pensar que todo en este mundo puede estar sin fronteras, y eso provoca un nivel de belleza inspirador”, añaden.


En declaraciones recogidas por Mainichi, el director del museo, Ou Sugiyama, afirma que la aventura, el hecho de no saber con qué te vas a encontrar a continuación en tu libre exploración del museo, lo hacen popular.

Por otro lado, el museo está contribuyendo al aumento de la afluencia de turistas en las zonas circundantes. En la cercana estación de Aomori, el número de pasajeros en un año se ha multiplicado por 1,5. (International Press)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario