Abe irrita a okinawenses por celebrar 28 de abril como día de la independencia de Japón


Batalla de Okinawa

Ese día, en 1952, se formalizó ocupación de Okinawa por parte de EE. UU.


Publicidad

Batalla de Okinawa

El 28 de abril de 1952 entró en vigor el Tratado de San Francisco suscrito entre Japón y los países aliados, poniendo fin de manera oficial a la Segunda Guerra Mundial y formalizando la ocupación de Okinawa por parte de Estados Unidos.

El gobierno del primer ministro japonés Shinzo Abe planea realizar una ceremonia para conmemorar el 28 de abril como día de la restauración de la independencia de Japón tras la guerra.

Sin embargo, la población de Okinawa se opone a la celebración del evento pues considera el 28 de abril como un día de humillación.

En un discurso pronunciado en la Dieta, Abe dijo que Japón recuperó su independencia cuando el Tratado de San Francisco comenzó a regir, poniendo fin a la ocupación aliada de siete años.

“Hay un número creciente de jóvenes que no saben que Japón estuvo bajo ocupación de EE.UU. por un tiempo tan largo. Es importante tener en cuenta que Japón logró su independencia hace 60 años”, recalcó.

En Okinawa la perspectiva es completamente opuesta. Teruo Hiyane, profesor emérito de la Universidad de Ryukyu, solicitó al gobierno tener en cuenta que sería humillante para los okinawenses que se celebre el 28 de abril como día de la restauración de la independencia de Japón.

Hiyane, citado por Mainichi Shimbun, recordó que los okinawenses fueron sacrificados en la Batalla de Okinawa y dijo que si el gobierno planea llevar a cabo la ceremonia, entonces debería informar a la ciudadanía sobre la historia de la sureña prefectura.

Un grupo de residentes que presentó una demanda por la contaminación sonora que generan las bases estadounidenses en Okinawa subrayó que el Tratado de San Francisco oficializó la ocupación estadounidense, cuyas consecuencias sufren aún hoy. Okinawa volvió a Japón en 1972.

Por su parte, Chihiro Uchimura, hija de un fallecido alcalde de la ciudad de Naha, declaró que para los okinawenses es incomprensible la idea del celebrar el 28 de abril.

Kantoku Teruya, legislador okinawense, también se mostró irritado. “Es absurdo e intolerable”, manifestó.

“El primer ministro Abe dijo durante la campaña para las elecciones que iba a restaurar Japón. Sin embargo, ha quedado claro que lo que él llama Japón no incluye a Okinawa”, concluyó.


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad