Aumentan las tiendas de 100 yenes en Japón mientras caen los salarios


Las tiendas que ofrecen una amplia gama de productos, desde ropa y alimentos hasta artículos de aseo y papelería por 100 yenes (0,92 dólares), continúan expandiéndose en Japón y están en camino de superar a las tiendas de conveniencia en ritmo de crecimiento.


Publicidad

Las cuatro principales cadenas de tiendas de 100 yenes, Daiso Sangyo (líder del sector en ventas), Seria, Can Do y Watts prevén abrir 515 nuevos locales en el actual año fiscal, revela el diario Nikkei.

Si a los 515 se resta el número de tiendas cuyo cierre está previsto, el saldo neto es de 310 nuevos establecimientos, superando los 276 que las tres principales cadenas de tiendas de conveniencia -Seven-Eleven, FamilyMart y Lawson- en Japón planean inaugurar.

Si bien las cuatro grandes cadenas de tiendas de 100 yenes poseen un total de 7.128 locales en Japón, una cifra menor con respecto a las 51.965 tiendas de Seven-Eleven, FamilyMart y Lawson, el futuro pinta mejor para las primeras.

Sus alianzas con los supermercados están contribuyendo a su expansión. Por ejemplo, hace poco la cadena de supermercados Inageya abrió una tienda de 100 yenes de Daiso en el segundo piso de un local que tiene en la ciudad de Kawasaki.

No compiten, se complementan. Para el supermercado, con la tienda de 100 yenes sus clientes tienen ahora una mayor variedad de productos para elegir.

Las cadenas de farmacias también se están aliando con las tiendas de 100 yenes. Tsuruha Drug alberga este tipo de tiendas en unos 20 de sus 2.000 locales.

Se estima que alrededor de 800 personas visitan tiendas de 100 yenes cada día. En el caso de las farmacias, la cifra es de 700. La ventaja es evidente.

Hasta un vendedor de muebles y herramientas como Shimachu alberga 18 tiendas de 100 yenes en sus locales. La alianza ha sido beneficiosa para Shimachu, pues ahora atrae a un nuevo tipo de cliente, usuarios más jóvenes.

¿Las ventas en línea no perjudican a las tiendas de 100 yenes? ¿Amazon, por ejemplo, no es una amenaza? El gasto promedio por cliente de Amazon en Japón asciende a alrededor de 600 yenes (5,52 dólares) y el gigante del comercio electrónico cobra una tarifa de envío cuando el valor de los productos adquiridos está por debajo de ciertos montos. En otras palabras, uno y otro negocio no necesariamente comparten el mismo público, así que hay suficiente mercado para ambos.

Otra cosa que influye en la expansión de las tiendas de 100 yenes: la menor capacidad adquisitiva de la gente. En mayo, los salarios reales cayeron por quinto mes consecutivo en Japón. Así las cosas, hay que recortar gastos comprando más barato.

Además, no hay que olvidar que el impuesto a las ventas subirá de 8 a 10 % en octubre, lo que significa que habrá que ajustarse un poco más los cinturones. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario