Empresas de transporte en Japón contratan a más mujeres ante escasez de conductores

La grave escasez de trabajadores que sufre Japón también afecta a las empresas de servicios de transporte. Gran parte de la solución al problema son las mujeres.


Publicidad

La compañía de mudanzas Sakai Moving Service tiene alrededor de 30 conductoras y aspira a elevar el número a 200 para marzo del próximo año, revela Kyodo.

Una de sus empleadas, una mujer de 25 años llamada Asuka Maemura, trabajaba como asistenta, pero después de aprobar un examen interno se desempeña como conductora.

Maemura recuerda que al principio no podía cargar paquetes pesados y que lloraba de frustración. Ahora puede alzar tres cajas a la vez. La joven dice que está contenta de que sus colegas varones no la traten diferente solo por ser mujer.

En Kioto, la compañía de taxis Rakuto-taxi tiene una filial, Mitochan Taxi, solo con mujeres al volante. Tiene nueve conductoras.

La directora de la filial, Yuka Sugisaki, revela que al comienzo hubo una reacción negativa por parte de los conductores, que dudaban de que las mujeres pudieran realizar el trabajo.

Sin embargo, el esmero de las mujeres taxistas, su atención a los detalles (como llevar el equipaje de los pasajeros a la puerta de sus casas), tuvieron un impacto positivo, inspirando a los hombres a mejorar. “La atmósfera en el lugar de trabajo ha mejorado”, dice.

Sin embargo, muchas madres trabajadoras tienen dificultades para equilibrar el trabajo y la familia.

La compañía ferroviaria West Japan Railway ha implantado medidas para apoyar a sus trabajadores que son padres, permitiéndoles trabajar menos días y abriendo una guardería que funciona las 24 horas.

Seiko Kawabata, una conductora de tren de 37 años madre de tres hijos, trabaja ocho días al mes como máximo para equilibrar el trabajo y la familia.

La mujer dice que cuando conduce, constreñida a un horario rígido, no puede recoger a sus hijos si de pronto se enferman. Si puede seguir trabajando es gracias al apoyo de los abuelos.

Su caso muestra que las empresas japonesas necesitan tomar más medidas para ayudar a las madres, recalca Kyodo. En ese sentido, iniciativas como la guardería de JR West “pueden ser parte de la solución”. (International Press)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario