Comercios locales no están de acuerdo con un barrio chino en Osaka


Barrio Nishinari. (Wikipedia)

Una propuesta ambiciosa para convertir una galería comercial centenaria en un barrio chino para el 2025, no ha sido vista con buenos ojos por los comercios locales del barrio Nishinari en Osaka.
En un informe de Asahi se da cuenta que la propuesta, anunciada por un grupo de empresarios chinos el 15 de febrero, prevé 120 tiendas, muchas de ellas restaurantes que sirven platos de varias provincias de China. Sin embargo, los propietarios de los negocios japoneses no están de acuerdo con el cambio.


Publicidad

“La galería tiene una historia de casi 100 años”, dijo Yasuo Murai, de 68 años, quien dirige una tienda de ropa allí. “No puedo apoyar la propuesta de establecer un barrio chino, que se anunció repentinamente. Espero cooperar donde pueda, pero no puedo aceptar el nombre del lugar como Chinatown y Chinese Gates “, indica en declaraciones recogidas por Asahi.

La zona comercial que se extiende en forma de cruz, mide 800 metros de este a oeste y 1200 metros de norte a sur. Está ubicado al sur de la estación Dobutsuen-mae de la línea Midosuji de Osaka Metro Co. y al este del distrito de Airin.

Denryu Rin, un chino que dirige un agente de bienes raíces en la sala de juegos, describió el plan en una reunión de Año Nuevo con 190 invitados, incluidos altos funcionarios de instituciones financieras locales. Rin es uno de los aproximadamente 40 miembros del grupo, llamado Osaka Ka Shokai, que apunta a construir un barrio chino en el barrio Nishinari.

También asistieron a la reunión Li Tianran, abogado general del Consulado General de China en Osaka, presidente de la Asociación de Amistad Japón-China de Osaka y presidentes de grupos de chinos de ultramar en todo Japón.

“Es un desafío obtener el consentimiento y la cooperación de la comunidad local, pero nos gustaría contribuir a reforzar la economía de Nishinari a través de la construcción de un barrio chino”, dijo Rin en la reunión.

Rin dijo que su grupo está preparado para informar a los residentes locales sobre los detalles del proyecto y comenzar el diseño de las puertas chinas a fines de este mes.

Pero los propietarios de tiendas japonesas que asistieron a la reunión de Año Nuevo expresaron su desconcierto por la velocidad con que avanza el proyecto.

Satoshi Shiraki, de 62 años, quien dirige una casa de empeños, dijo que se sorprendió al descubrir que el plan para construir un barrio chino se estaba moviendo más rápido de lo que había esperado.

“Nishinari es diferente de Yokohama y Kobe, donde ha vivido una gran cantidad de chinos en el extranjero durante muchos años”, dijo sobre las dos ciudades, que tienen barrios chinos. “El proyecto de Chinatown encontrará oposición si es presionado”.


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario