ONU pide a Japón que prohíba el castigo físico a los niños en casa


Mia Kurihara, niña que murió por los abusos de su padre.

 


Publicidad

Casi a diario, los medios en Japón están revelando detalles sobre el triste caso de Mia Kurihara, la niña de diez años que murió el mes pasado como consecuencia de los maltratos que le infligía su padre, que además de golpearla, la privaba de comida y no la dejaba dormir.

Su caso llegó hasta la ONU.

El Comité de los Derechos del Niño de la ONU instó al gobierno de Japón a prohibir legalmente el castigo corporal a los niños en el hogar.

La ley en Japón no prohíbe completamente el castigo corporal de los niños en casa, enfatizó el organismo.

El castigo físico debe ser prohibido de manera clara y completa, por muy leve que sea, advirtió.

El Comité publicó los resultados de su estudio sobre Japón en una conferencia de prensa realizada en Ginebra, Suiza.

Un miembro de la organización, respondiendo a la pregunta de un reportero, dijo que una tragedia como la de Mia Kurihara, en la que ningún adulto protegió a la niña, debe repetirse.

Más de 50 países, sobre todo en el norte de Europa y África, tienen leyes que prohíben los castigos corporales. Hay un creciente número de países, como Francia, que prevén seguir sus pasos.

Por otro lado, el Comité instó a las autoridades japonesas a investigar las causas de fondo del aumento de la tasa de suicidios en adolescentes. 250 menores se quitaron la vida en el pasado año fiscal. A nivel general, sin embargo, el número de suicidios está en declive.

Asimismo, solicitó al gobierno japonés que tome medidas “para garantizar que los niños disfruten de su infancia, sin que su infancia y su desarrollo se vean perjudicados por la naturaleza competitiva de la sociedad”.

El organismo evalúa a los países tomando como base la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario