Foto de extranjero atado con una cuerda en hospital desata críticas a inmigración en Japón


Kyodo

El hombre tiene las manos esposadas y una cuerda alrededor de la cintura. Detrás de él, a corta distancia, un oficial de inmigración de Tokio sostiene la cuerda.


Publicidad

La imagen fue tomada en un hospital en octubre pasado y publicada en internet.

El hombre es un solicitante de asilo de Bangladesh que había ido al hospital para atenderse, revela Kyodo.

La foto ha desatado críticas por el trato que reciben los extranjeros detenidos en centros de inmigración en Japón. “Me parece cruel, puesto que no es un ladrón ni un asesino”, comentó una persona.

El bangledesí se llama Mahruf Abdullah, tiene 36 años y expresó su deseo de que la imagen permita que la gente conozca cómo son tratadas las personas como él.

“No soy un criminal”, dijo el hombre, para quien ser esposado y atado con una cuerda fue humillante.

La oficina de inmigración de Tokio afirmó que las esposas y la cuerda eran necesarias para evitar que el bangladesí huyera, y que ambas son instrumentos cuyo uso autoriza el Ministerio de Justicia.

Las autoridades de inmigración explicaron que toman medidas para evitar que el público vea a los detenidos esposados o atados, y que la imagen publicada solo capta un momento de la visita del hombre al hospital.

El Ministerio de Justicia dijo que se busca mantener lejos del ojo público a los detenidos, haciendo que entren a los hospitales por la puerta trasera y que los oficiales de inmigración no usen su uniforme.

En 1995, el Tribunal de Distrito de Osaka ordenó al gobierno compensar a un japonés, que enfrentaba un juicio penal, por obligarlo a caminar con esposas y una cuerda durante una visita a un hospital.

El tribunal dijo que los derechos personales del acusado habían sido violados. El Tribunal Supremo de Japón ratificó el fallo.

Yasuzo Kitamura, profesor de derecho internacional de derechos humanos, declaró a Kyodo que los derechos humanos de los extranjeros detenidos en centros de inmigración deben ser protegidos tanto o más que los de los acusados de delitos.

La detención de extranjeros en los centros de inmigración se basa en procedimientos administrativos más que penales, explicó.

Japón puede mantener detenidos a los solicitantes de asilo que carecen de visa. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

1 Trackback / Pingback

  1. Kurdo detenido en inmigración de Tokio: "No fui tratado como un ser humano"

Deja tu comentario