60 horas de vuelo y 2.400 dólares: el japonés que se perdió la final del mundo en Argentina

@IsamiLito

Isamu Kato es un japonés fanático de Boca Juniors. Tanto así que tomó un vuelo a Argentina solo para ver el partido de ida de la final de la Copa Libertadores contra River Plate.

El diluvio en Buenos Aires le jugó en contra. El partido se suspendió el sábado y fue reprogramado para el domingo. Demasiado tarde para Isamu, que después de haber gastado un montón de plata tuvo que regresar a Japón con las manos vacías. No pudo quedarse más porque tenía que trabajar. Estuvo en Argentina solo 24 horas.

En una entrevista concedida a TyC Sports, el japonés contó que había viajado durante 33 horas para llegar a Argentina y que sumando las horas de vuelo del viaje de vuelta, en total estaría unas 60 horas en el aire.

Pese a la frustración de perderse el “partido más importante de mi vida” (y a los 2.400 dólares que le costó el viaje), Isamu, que fue a la Bombonera el sábado en medio de la fuerte lluvia, no se mostró triste ni desmoralizado por la situación.

“No lloré porque tengo aguante como Boca”, dijo con una sonrisa. Incluso se animó a entonar un cántico con “dedicatoria” a River.

Isamu se hizo hincha de Boca cuando, siendo un niño, vio el histórico triunfo del equipo argentino sobre Real Madrid en la Copa Intercontinental en 2000 (con dos goles de Palermo y uno de Roberto Carlos).


En ese Boca dirigido por Carlos Bianchi, destacaban, además de Palermo, Riquelme, Bérmudez y Córdoba, entre otros. También sobresalía Guillermo Barros Schelotto, actual técnico de Boca, el Boca que 18 años después Isamu alienta con un fanatismo que expresa en su cuenta de Twitter: “Cuando me muera no quiero nada de flores.Yo quiero un trapo que tenga estos colores”. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario