Tecnología y tradición en Japón: librería sin trabajadores apuesta por los libros físicos

narabook.space

Koichi Hirata decidió retornar a su tierra natal, la ciudad de Gojo, en la prefectura de Nara, después de trabajar como consultor de recursos humanos en Tokio.


Publicidad

¿Qué hacer? El hombre de 57 años decidió unir su amor por los libros y su espíritu emprendedor para abrir en agosto una librería que opera sin trabajadores.

El hecho de que funcione sin personal no es la única particularidad de esta librería que está atrayendo a un creciente número de clientes, revela Yomiuri Shimbun.

Hirata explica cómo funciona su establecimiento.

El que desee ser cliente tiene que inscribirse previamente como miembro de la tienda a través de un sitio web. Para entrar a la librería, debe ingresar un password.

Para adquirir un libro, el cliente coloca el precio de la obra en un dispositivo en el cajero y paga con tarjeta de crédito u otros medios.

Dos tercios de los libros que se ofrecen en la librería pertenecen a ocho personas que fueron elegidas entre 37 solicitantes para convertirse en copropietarios de la empresa.

Desde su apertura, ha vendido más de 500 obras. El 60 % de las ventas va a los propietarios de libros, mientras que el resto va a Hirata.

La librería, llamada Fusenkazura, tiene aproximadamente 700 personas registradas como miembros. Los clientes encuentran un ambiente acogedor en el que pueden leer tranquilamente y tomarse su tiempo para hacerlo.

La librería alberga en sus aproximadamente 30 metros cuadrados doce estanterías de unos tres metros de altura, y ofrece alrededor de 2.000 libros: literatura extranjera, libros infantiles, reseñas de películas, ensayos, fotolibros, etc.

Una de las ocho personas elegidas como copropietarias es Natsumi Takagi, una mujer de 31 años que contribuyó con novelas y libros infantiles que solía leer con frecuencia.

La librería saca provecho de la tecnología para operar sin trabajadores, pero a la vez apuesta por lo tradicional: los libros físicos.

Hirata, el fundador, declara a Yomiuri: “Quiero que nuestros clientes disfruten de la textura y el olor de los libros, algo que no se puede experimentar en internet. Descubrirás algo nuevo cada vez que vengas”.

La librería abre de 7 a. m. a 11 p. m. todo los días. ¿Interesados en inscribirse?
http://narabook.space. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario