Policía de Osaka busca intérpretes ante aumento de delitos cometidos por extranjeros

Policía de Osaka.

 


Publicidad

El año pasado, la policía de Japón investigó 17.006 delitos cometidos por extranjeros, un aumento de alrededor del 10 % con respecto a cinco años atrás. En la prefectura de Osaka, la cifra aumentó en un 20 % a 863.

Mientras tanto, el número de intérpretes registrados con la policía aumentó de 12.800 en 2013 a 13.700 en abril de este año. Sin embargo, en Osaka, la cifra cayó en 70 a 1.240.

Ante la escasez de intérpretes para interrogar a delincuentes o sospechosos extranjeros, la policía de Osaka se ha visto obligada a pedir ayuda a las policías de otras prefecturas, revela Yomiuri Shimbun.

El problema podría agudizarse ante la proximidad de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio de 2020, pues existe la preocupación de que el número de delitos cometidos por extranjeros aumente aún más.

El tiempo que toma interrogar a un extranjero duplica la duración de un interrogatorio en japonés. A veces el interrogatorio a un extranjero dura desde la mañana hasta la noche.

En situaciones tan delicadas o graves como un delito, la precisión en la traducción es clave. Por eso, una intérprete dice que cada vez que traduce se siente nerviosa esperando que ambas partes, el extranjero y el policía, entiendan correctamente los matices. A veces, cuenta, la llaman a las 2 de la mañana.

El año pasado, la policía de Osaka investigó 229 casos de delitos cometidos por vietnamitas, pero solo contaba con unos 20 intérpretes de lengua vietnamita. En casos de empleo ilegal u otros que involucran a un gran número de extranjeros, los interrogatorios se realizaron con el apoyo de intérpretes enviados por la policía de la prefectura de Hyogo.

La policía de Osaka busca intérpretes a través de su sitio web y la cooperación de las facultades de idiomas extranjeros. Sin embargo, la convocatoria ha tenido escasa acogida.

La escasez obliga a atareados intérpretes a visitar varias estaciones de policía. Un policía de Osaka declara a Yomiuri que no pueden exigir demasiado a sus intérpretes debido a que muchos de ellos son ancianos.

La policía de la prefectura japonesa predice que el número de delitos cometidos por extranjeros subirá. “Queremos resolver la escasez de intérpretes lo antes posible para que nuestras investigaciones no se vean seriamente entorpecidas”, advierte. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario