Experiencias en Japón con el “asiento gaijin”

 


Publicidad

El escritor afroestadounidense Baye McNeil publicó hace poco un texto en Japan Times sobre algo que le ocurre a menudo en los trenes en Japón: los japoneses evitan sentarse a su lado.

El llamado “asiento gaijin” ha generado muchos comentarios entre extranjeros que viven o han vivido en Japón.

Algunos se sienten plenamente identificados con el texto, mientras que a otros les resulta ajeno. Y hay quienes pese a haber experimentado con disgusto la situación, reconocen también la amabilidad de los japoneses. Hay de todo.

A continuación, algunos comentarios publicados por Japan Times:

Sydney Phiri

“Soy un estudiante negro de Malawi en la Universidad de Educación de Naruto en la prefectura de Tokushima, y puedo testificar que tengo exactamente la misma experiencia. Nunca supe si era el único en este dilema, y estaba realmente confundido en cuanto a lo que estaba pasando. Ahora, este artículo lo ha explicado todo y ha respondido todas las preguntas que tenía sobre esta situación”.

J. David Simons

“Este artículo me parece muy ajeno. Viví en Japón durante siete años y nunca experimenté el ‘asiento gaijin”.

Patricia

“Durante dos años (desde abril de 1977 hasta abril de 1979) viví en Tokio y experimentaba este fenómeno a menudo en mi viaje diario en tren. En ese momento, los gaijin eran una rareza y simplemente asumí que mi cabello rubio y mi altura llamaban la atención. ¡Pero eso fue hace 40 años! Suponía que con la llegada de extranjeros y la exposición internacional, las cosas habrían cambiado”.

Pese a ello, Patricia guarda buenos recuerdos de su vida en Japón: “Me encantaron los dos años que viví allí y me sentí impresionado por la amabilidad de los japoneses”.

Harry Shaw

“He estado en Japón aproximadamente 50 veces en más de 20 años, por negocios y vacaciones. He estado en muchos sitios en Japón. Tomo JR, trenes privados y líneas de metro con regularidad. Y soy afroestadounidense. Ha habido gente que se ha acercado y me ha tocado por curiosidad (no solo en Japón). Tengo que decir que rara vez he experimentado el fenómeno descrito por el escritor. Ninguna de esas experiencias viene a mi mente como particularmente traumatizante”.

Raymond Steiner

“Viví en Japón durante 12 años y, por supuesto, he experimentado el fenómeno del ‘asiento gaijin’. Así es como lo entiendo: los japoneses tienen una relación íntima, pero conflictiva con el espacio. Ellos aceptan no tener espacio en un vagón lleno de gente, cuando necesariamente estamos todos apretados, pero si tenemos la opción de estar de pie o sentados junto a un gaijin, la mayoría decidirá ponerse de pie. ¿Por qué? Imagina que te despiertas una mañana y un extraño está tomando café en tu cocina. Esta es la mejor analogía que se me ocurre para describir su condición emocional etnocéntrica / xenófoba”.

Steiner dice que no le gusta esa actitud y la considera “insultante”. Sin embargo, también reconoce los “innumerables actos de amabilidad (de los japoneses), que en muchos casos hicieron todo lo posible por ayudarme. Considerando todo, fue un gran privilegio vivir en Japón y conocer a la gente y la cultura”.

JJL

Lleva unos 15 años viviendo en la prefectura de Kumamoto. Es caucásico y su caso difiere un poco de los otros porque a él no le gusta que los japoneses se sienten a su lado y le busquen conversación como si fuera una rareza o una persona exótica o atípica, simplemente por ser extranjero.

“Son personas que buscan una conversación gratis en inglés o simplemente para maravillarse ante el espectáculo de un extranjero. Prefiero un asiento vacío a ser visto como un animal raro”.

Ahora bien, con respecto al racismo dice: “Los japoneses son tímidos, especialmente en el campo, por lo general no tienen experiencia con personas que no son de su cultura. No hay mucho racismo abierto, pero definitivamente hay miedo y ansiedad (ante los extranjeros). ¿Qué puedes hacer? Aquellos que trabajan en Japón en educación están haciendo lo único que pueden: enseñarles”.

Rebecca

“Noté este fenómeno cuando me mudé a Japón por primera vez y les pregunté a varios japoneses al respecto. Recibí cinco respuestas seguidas: ‘Probablemente estén preocupados de que puedas comenzar a hablarles en inglés’. Respondí: ‘¿Por qué empezaría a hablar con extraños en un tren?’. Lo hablé con una sexta persona que me dijo: “Eso del inglés es una tontería. Simplemente no quieren sentarse al lado de un extranjero’. ¡Por fin la honestidad!

Hay pequeñas historias que pueden enseñar lecciones:

“Hace años, escuché una divertida historia de un extranjero. Una anciana japonesa lo vio y no quiso sentarse a su lado. La mujer caminó por el vagón, pero los asientos se llenaron rápidamente, así que tuvo que regresar. Para entonces, el asiento ya estaba ocupado, así que el extranjero se puso de pie y le cedió su propio asiento. La anciana se sentó con un poco de vergüenza”.

(International Press)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

1 Trackback / Pingback

  1. Naomi Osaka, el racismo en Japón y el “cosplay racial”

Deja tu comentario