Hostigamiento en Japón: el jefe grosero y la empleada sin hijos

Foto Sasha Freemind

Es soltera, no tiene hijos y está en la treintena. Un asunto tan personal como su estado civil solo le debería incumbir a ella, pero la mujer tiene en la empresa de la cual es empleada un jefe grosero.


Publicidad

Un hombre que siempre le recuerda que está sola y no tiene hijos. Cada vez que una compañera de trabajo da a luz, su jefe le pregunta: “¿Cuándo vas a tener un bebé?” y “¿Cuánto te vas a casar?”. Incluso llegó al extremo de decirle que si no se ha casado ni tiene hijos es por culpa de sus padres. La mujer no pudo evitar llorar por las críticas a sus papás.

La mujer, que reside en la prefectura de Miyagi, dice que nunca ha tenido novio, pero que eso no la hace infeliz. Sin embargo, no es inmune a la presión social. Dice que de las mujeres menores de 40 años de la empresa donde trabaja, ella es la única soltera.

Debería ignorar los comentarios ofensivos de su jefe, afirma, pero ha sido víctima de ellos durante años. La han afectado tanto que, dice, “para ser honesta, siento que algo anda mal conmigo”.

“Por favor, dígame por qué no puedo casarme”, escribe la mujer en busca de consejo de través de Yomiuri Shimbun.

“Cuando reflexiono sobre mi futuro después de la muerte de mis padres, siento una profunda angustia y me siento abrumada por un sentimiento de soledad”.

La analista deportiva Akemi Masuda responde a la preocupada mujer. En primer lugar, arremete contra el hombre. “¡Qué insensible es su jefe!”. Masuda le aconseja acudir al servicio de consultas de su empresa o a las autoridades laborales de la prefectura para reportar el hostigamiento de la que es víctima.

Con respecto a la soltería, escribe: “Hay muchas mujeres solteras a mi alrededor que tienen más de 40 años. Una cosa que tienen en común es que disfrutan de su trabajo, y tienen buenas amigas que tampoco están casadas. Algunas de ellas se han hecho la promesa de vivir juntas en un hogar para ancianos en el futuro”.

Con lo anterior quiere decir que no es obligatorio casarse. Casarse o no solo depende de ella. Lo importante es que, soltera o casada, disfrute de la vida. “Si prefiere no estar casada, no debería importarle lo que las personas a su alrededor digan de usted. Es aconsejable trabajar duro y ahorrar dinero para prepararse para el futuro”.

Ahora bien, si su deseo es casarse, entonces debe ponerse las pilas. Hay que actuar, buscar, aconseja Masuda.

La analista recuerda que cuando aún era soltera, su papá le dijo: “Espero que alguien esté siempre a tu lado después de yo que muera”.

“La existencia de amigos cercanos o una pareja es importante”, concluye. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario