Papa Francisco quiere visitar Japón y destacar a los mártires cristianos

El papa Francisco expresó públicamente su deseo de visitar Japón en 2019 durante una reunión con miembros de una asociación cultural japonesa, informó Associated Press.


Publicidad

Con su viaje a Japón, el papa espera destacar el legado de los mártires cristianos y a los supervivientes de las bombas atómicas en 1945.

Francisco visitaría el Museo de los 26 mártires y el monumento en Nagasaki en el lugar donde 26 cristianos fueron ejecutados en 1597.

En Nagasaki, el religioso argentino reforzaría su mensaje antinuclear. No hay que olvidar que a principios de año ordenó que el Vaticano imprimiera miles de tarjetas con la foto de un niño superviviente de la bomba atómica de Nagasaki cargando a su hermano muerto sobre la espalda con las palabras “el fruto de la guerra”.

Este año, los alcaldes de Hiroshima y Nagasaki le pidieron al papa que visite sus ciudades para dar ánimos a los supervivientes.

Francisco es un conocido admirador de la cultura y la historia de Japón. Incluso quiso convertirse en misionero en el país asiático después de haber sido ordenado sacerdote, pero sus superiores le asignaron otro destino por motivos de salud.

En particular, el papa ha hecho pública su admiración por los misioneros jesuitas que llevaron el cristianismo a Japón en el siglo XVI, así como por los mártires que fueron víctimas de la persecución anticristiana.

En 2016, el papa recibió al estadounidense Martin Scorsese, director de “Silence”, una película sobre la misión jesuita en Japón y asistió a la proyección del filme.

Los obispos de Japón también desean que Francisco visite Japón para honrar a los llamados “cristianos ocultos”, que mantuvieron viva su fe pese a la feroz persecución.

Los misioneros jesuitas comenzaron a difundir el cristianismo en Japón en 1549. En 1585, el cristianismo se había extendido tanto que una delegación de cuatro jóvenes católicos japoneses viajó para participar en las festividades de la elección del papa Sixto V en Roma, recordó AP.

Sin embargo, los cristianos comenzaron a ser perseguidos y ejecutados, entre ellos los 26 mártires. En 1612, se aprobó un edicto anticristiano y unos años más tarde el cristianismo fue prohibido por completo.

Actualmente, la comunidad católica en Japón es pequeña. Juan Pablo II, en 1981, fue el primer papa en visitar Japón. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario