Japón discute el abuso del seguro de salud por parte de extranjeros de paso

El abuso del seguro nacional de salud de Japón (kokumin kenko hoken o kokuho) por parte de algunos extranjeros es materia de preocupación en el país asiático.


Publicidad

A fines del mes pasado, el gobernante Partido Liberal Demócrata (PLD) organizó una audiencia en la que participaron legisladores, autoridades municipales, funcionarios gubernamentales y expertos para debatir el asunto, revela Sankei Shimbun.

El tema no apunta a los extranjeros que residen de manera permanente en Japón, sino a los de paso, aquellos cuya verdadera intención al viajar al país asiático es beneficiarse del sistema. Lo hacen y se van.

Originalmente creado solo para los japoneses, el sistema kokuho se amplió en 1986 para incluir a los residentes extranjeros que permanecían en Japón durante un año o más. En 2012, el número de extranjeros cubiertos por el seguro creció drásticamente debido a una revisión en la ley que hizo posible que los extranjeros que residen en Japón solo tres meses también sean elegibles para beneficiarse del seguro.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, los afiliados al programa kokuho ascendió a 30,13 millones en el año fiscal 2016. De ellos, 990.000, el 3,3 % del total, fueron extranjeros.

En dicho periodo fiscal, el kokuho registró un déficit de 146.800 millones de yenes (1.319 millones de dólares). El déficit fue compensado con fondos de las arcas públicas (es decir, con dinero de los contribuyentes).

Hay extranjeros que viajan a Japón ocultando sus verdaderas intenciones. Algunos dicen que lo hacen por motivos educativos o empresariales, se quedan el tiempo suficiente para ser elegibles para el kokuho, se benefician de los costosos servicios médicos en Japón y se van a sus países.

Incluso hay quienes llegan a Japón sin revelar enfermedades preexistentes, lo que impediría que se beneficiaran del kokuho.

El legislador del PLD, Takashi Nagao, dijo que es teóricamente posible que un extranjero al que han diagnostico cáncer en su país viaje a Japón, califique para el seguro, reciba servicios médicos por un valor superior a los 10 millones de yenes (casi 90.000 dólares) y después retorne a su país.

El tratamiento en Japón puede incluir el acceso a medicamentos caros, como el anticancerígeno Opdivo.

Es difícil para las autoridades locales detectar irregularidades relacionadas con el abuso del seguro de salud por parte de los extranjeros en su jurisdicción.

Un funcionario del municipio de Arakawa, Tokio, dijo que a menos que exista evidencia clara de que el extranjero busca beneficiarse del sistema (por ejemplo, reservando su internamiento en un hospital en Japón antes de su arribo al país), es muy difícil descubrir que la persona ha mentido sobre el verdadero propósito de su viaje a Japón.

En la audiencia también se discutió otro beneficio que ofrece el seguro: el pago de gastos médicos en el extranjero.

En 2017, el municipio de Arakawa reembolsó los gastos médicos en el extranjero a 71 personas; de ellas, 30 fueron extranjeras.

Una extranjera puede beneficiarse del kokuho incluso si da a luz en su país de origen. Además, puede recibir un reembolso por gastos médicos en el extranjero si necesita un procedimiento como la cesárea.

Un miembro del PLD dijo que es el momento de revisar el reembolso de gastos médicos en el extranjero no solo a los extranjeros, sino también a los japoneses.

El tema sigue en discusión. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario