En contra: investigación sobre abusos del seguro de salud en Japón promueve prejuicios contra extranjeros

Ministerio de Salud de Japón (foto moogry.com)

 


Publicidad

En enero, los Ministerios de Salud y Justicia de Japón iniciaron una investigación en busca de extranjeros que obtuvieron de manera fraudulenta el estatus de residentes para beneficiarse del seguro público de Japón y evitar el pago de costosos servicios médicos.

La investigación ha generado controversia. Sus detractores sostienen que promueve los prejuicios contra los extranjeros, revela Kyodo.

Hasta el momento no se ha encontrado ningún caso de fraude, motivo por el cual se han alzado voces que exigen que la investigación termine.

Ippei Torii, director de la Red Solidaria con Inmigrantes en Japón, organización sin fines de lucro, opina que la investigación transmite “la impresión de que hay muchos extranjeros abusando del sistema”.

“Si la investigación lleva a que los residentes extranjeros se abstengan de visitar los hospitales, se iría en contra del espíritu del sistema de seguro de salud público de ofrecer servicios médicos fácilmente disponibles a todos los residentes”, añadió.

La investigación busca determinar si los extranjeros que recibieron un tratamiento médico costoso poco después de afiliarse al programa realizaron actividades compatibles con su estatus de residencia. Es decir, investigar si alguien que viajó a Japón para estudiar, estudió verdaderamente.

El Ministerio de Salud sostiene que hay casos de extranjeros que obtienen visas de estudiantes pero no van a la escuela.

Si se descubre que una persona ha mentido sobre el propósito de su estadía en Japón, se le puede despojar de su estatus de residencia.

Un funcionario del Ministerio de Salud defendió la necesidad de realizar la investigación, lo que no implica estigmatizar a los extranjeros.

Hasta el 10 de julio, la Oficina de Inmigración había investigado a cinco personas, de las cuales dos fueron consideradas inocentes; las tres restantes aún están siendo investigadas.

En Japón, todos los residentes, incluyendo los extranjeros, deben inscribirse en un plan de seguro médico proporcionado por sus empleadores, que también cubre a sus dependientes, o afiliarse al seguro nacional de salud en los municipios donde residen.

No es la primera vez que el gobierno investiga el tema. Durante un periodo de un año, hasta octubre de 2016, descubrió que 19 extranjeros recibieron un costoso tratamiento médico dentro de los seis meses posteriores a su incorporación al seguro nacional de salud. Sin embargo, solo en dos detectó la posibilidad de que los extranjeros abusaran del sistema.

En principio, el sistema de seguro cubre el 70 % de los gastos médicos. El afiliado cubre el 30 % restante. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario