Japón quiere que turistas extranjeros sepan que es un país seguro pese a desastres

Osaka (TV Asahi)

 


Publicidad

El tifón que la semana pasada azotó el oeste de Japón provocó el cierre temporal y la disminución de los vuelos en el Aeropuerto Internacional de Kansai en la prefectura de Osaka.

El tifón Jebi inundó una de las pistas de aterrizaje y una terminal del aeropuerto. Además, el único puente que conectaba el aeropuerto, situado en una isla artificial en la Bahía de Osaka, con tierra firme sufrió grandes daños cuando un buque cisterna, arrastrado por los vientos y las olas, se estrelló contra él.

El desastre ha significado un duro golpe a la industria del turismo en Osaka, remarcó la agencia Kyodo.

Si bien el aeropuerto está operando nuevamente, solo se ha reanudado el 10 % de los vuelos internacionales. Las escaleras mecánicas y ascensores aún no funcionan, y algunas zonas sufren restricciones de luz.

Los restaurantes y las tiendas de conveniencia del aeropuerto echan de menos a los turistas extranjeros, en su mayoría de China, Corea y otros países de Asia.

Un representante de la aerolínea Peach Aviation declaró a Kyodo: “Creemos que el tifón causó una impresión extremadamente negativa en los turistas, razón por la que debemos enfatizar el aspecto de la seguridad”. “No creemos que podamos recuperarnos fácilmente”, añadió.

El número de turistas al Castillo de Osaka se ha reducido casi a la mitad en comparación con el año pasado debido al tifón.

El sábado pasado, solo 4.000 personas visitaron el castillo. Al día siguiente, lo hicieron 4.100. Cifras muy alejadas de los 7.600 visitantes diarios (mitad japoneses, mitad extranjeros) en promedio que tuvo el castillo en el año fiscal 2017.

Los hoteles también pagan las consecuencias del desastre. El gerente de un hotel en el que los extranjeros representan entre el 40 y el 50 % de sus clientes reveló que numerosos grupos de turistas extranjeros han cancelado sus reservas y hay pocas reservas nuevas.

Ojo que el declive viene de antes, en concreto después del terremoto que golpeó a Osaka en junio.

El año pasado, la ciudad de Osaka recibió a más de once millones de turistas extranjeros, que gastaron 1,18 billones de yenes (10.571 millones de dólares). El gobernador de la prefectura, Ichiro Matsui, dijo que se debe hacer todo lo posible para mantener la cifra. El turismo es un pilar clave del crecimiento económico de Osaka.

Un funcionario de la oficina de turismo local subrayó la importancia de “difundir el mensaje de que Osaka está a salvo y bien”.

Tras el tifón Jebi, un terremoto golpeó a la isla de Hokkaido el jueves. El gobierno de Japón está preocupado por el impacto de los desastres naturales entre los turistas extranjeros.

El ministro de Turismo, Keiichi Ishii, dijo que le preocupa que el impacto negativo de los desastres naturales sobre los visitantes extranjeros se extienda.

Ishii afirmó que para minimizar el daño reconstruirán la pista del Aeropuerto Internacional de Kansai y que las oficinas de turismo en el extranjero difundirán información precisa para tranquilizar a los viajeros.

Con respecto al puente dañado, el servicio ferroviario volverá a funcionar dentro de un mes, y no a principios de octubre como se esperaba inicialmente, reveló el ministro. Algunos vuelos se desviarán a otros aeropuertos. Sin embargo, se desconoce cuándo el Aeropuerto Internacional de Kansai operará nuevamente al cien por ciento de su capacidad. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario