Dorama sobre chica secuestrada genera controversia en Japón


Publicidad

La estación Asahi Television Broadcasting (ABC), con sede en Osaka, ha causado controversia por su dorama “Sachiiro no Wanruumu”, debido a su enfoque sobre el secuestro de una menor a raíz de un sonado caso en Japón, revela Mainichi Shimbun.

ABC emitió el primer episodio el 8 de julio y se defendió alegando que el dorama es ficción y que no alienta el secuestro. Dos días después, el presidente de la compañía dijo que tras analizar la situación han decidido continuar con el programa.

El dorama nace de un manga basado en las ilustraciones que el artista Hakuri publicó en Twitter en 2016. Los cuatro volúmenes del manga vendieron 750.000 copias, pero generó controversia porque evoca el caso real de una niña que fue secuestrada en Saitama y estuvo dos años encerrada por su captor hasta marzo de 2016.

¿De qué va el manga? Una estudiante de segundo año de secundaria que sufre abusos en su casa es atraída y secuestrada por un hombre que lleva una máscara blanca. El sujeto y la víctima viven juntos, y a medida que avanza su convivencia, ella comienza a pensar en él como un posible esposo.

La obra es promocionada así: “Una chica fue secuestrada. Pero para la chica maltratada, fue el comienzo de la felicidad. ¿Por qué la relación entre una víctima y un secuestrador es tan cálida?”.

TV Asahi, afiliado a ABC, decidió finalmente no emitir el programa.

En mayo, ABC anunció que la adaptación televisiva sería emitida a altas horas de la noche. Los detractores sostenían entonces que el programa generaría la visión distorsionada de que la víctima fue secuestrada de acuerdo con sus propios deseos. Por el otro lado, hubo gente que defendió la transmisión alegando libertad de expresión.

ABC promocionó el dorama con escenas que también causaron polémica, como una en la que se muestran fotos que el hombre tomó de la chica sin que ella lo supiera antes de secuestrarla y que están pegadas en una pared de la habitación donde ambos viven.

La abogada Keito Ota, especialista en derechos humanos de las mujeres, dice que a diferencia del asesinato, cuando se trata de un secuestro resulta fácil que la gente tenga la visión distorsionada de que la víctima consintió su situación. Con respecto al dorama, sugirió que la emisora coloque subtítulos de advertencia, en vez de limitarse a decir que es ficción. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario