Debate tras ataque mortal en shinkansen: ¿Se puede controlar el equipaje de los pasajeros?

 


Publicidad

El Ministerio de Transporte de Japón pidió a las compañías ferroviarias que refuercen las medidas de seguridad después de que un hombre mató a un pasajero en un shinkansen el sábado, reveló la agencia Kyodo.

Pedirlo no es difícil; lo difícil es hacerlo. La policía y los operadores de trenes fortalecieron la vigilancia después de que en 2015 el pasajero de un shinkansen se suicidó prendiéndose fuego, matando además a una pasajera.

Ichiro Kojima, el asesino, llevaba el cuchillo con el que atacó a los pasajeros en una mochila. ¿Cómo impedir que un pasajero lleve un arma entre sus cosas?

¿Controlar el equipaje, usando un detector de metales, por ejemplo, de la misma manera que en los aeropuertos? Esta medida es considerada casi impracticable debido a la gran cantidad de pasajeros que usan los trenes bala.

Para comparar:

Central Japan Railway, la compañía que opera la línea donde se produjo el ataque, dice que un promedio de 446.000 pasajeros diarios usaron el Tokaido Shinkansen en el año fiscal 2015. El aeropuerto de Haneda, el más ocupado de Japón, tiene alrededor de 170.000 usuarios de vuelos domésticos cada día.

Las opiniones están divididas:

Un usuario de shinkansen, un hombre de 40 años, declaró a Kyodo que se necesitan controles de equipaje, pues incidentes similares podrían ocurrir en el futuro.

Otro usuario, un hombre de 32 años, dijo que a diferencia de los aviones, hay muchos usuarios de shinkansen. “No creo que sea posible ni siquiera instalar detectores de metales”.

Después del incidente del pasajero que se prendió fuego en 2015, JR Central adoptó diversas medidas de seguridad, entre ellas la instalación de cámaras de seguridad en los vagones del tren y una intensificación de los patrullajes.

Sin embargo, hay un límite para lo que se puede prevenir. “Una persona con una fuerte intención de asesinar puede hacer cualquier cosa. Ya sea dentro de un shinkansen o en la calle, la situación es la misma”, dijo un funcionario de JR Central.

Alrededor de 880 pasajeros iban en el shinkansen del sábado que tenía como destino final Shin-Osaka. El trágico hecho se produjo en el vagón 12. Kojima asesinó a un hombre e hirió a dos mujeres.

Kojima dijo a la policía que atacó al azar a los pasajeros porque se sentía “frustrado”. El joven de 22 años pasó los últimos meses durmiendo al aire libre en la prefectura de Nagano después de dejar la casa donde vivía con su abuela en la prefectura de Aichi hace aproximadamente medio año. Su familia no sabía dónde estaba.

El asesino no se llevaba bien con sus padres y fue adoptado por su abuela.

“Nunca pensé que cometería un crimen como ese”, dijo la madre de Kojima, que expresó su profunda tristeza por lo ocurrido. “Ahora me arrepiento de no haberlo llevado de vuelta (a casa), incluso si él no quería”, añadió. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario