Abe suaviza su postura ante Corea del Norte y Japón podría quedar aislado

Foto Kantei

 



Publicidad

Estados Unidos y Corea del Sur han cambiado su posición con respecto a Corea del Norte de “máxima presión” a diálogo. El líder norcoreano, Kim Jong-un, se reunió con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, el mes pasado, y el 12 de junio tiene previsto encontrarse con el presidente estadounidense, Donald Trump, en Singapur.

Estos acercamientos han empujado al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, a suavizar su postura con respecto a Corea del Norte, revela Asahi Shimbun.

Antes Abe sostenía que una cumbre de Japón con Corea del Norte solo se realizaría si el tema de los japoneses secuestrados por Pyongyang ya había sido resuelto.

Ahora dice que “el factor decisivo en la solución del problema es la celebración de una cumbre entre Japón y Corea del Norte”.

Eso sí, Japón mantiene su postura de que el tema de los secuestrados tiene que ser resuelto. Eso es innegociable. Para Abe, la solución definitiva pasa por “la devolución inmediata de todos los secuestrados a Japón”.

“Japón no tiene intención de proporcionar apoyo económico a gran escala a Corea del Norte mientras el problema de los secuestrados siga sin resolverse”, ha subrayado el primer ministro japonés, considerando que Corea del Norte podría solicitar apoyo económico durante las negociaciones sobre su desnuclearización.
No obstante, Corea del Norte sostiene que el tema ya está resuelto.

De los 12 japoneses secuestrados cuyo retorno reclama Japón, dice que ocho han muerto y cuatro nunca ingresaron en territorio norcoreano. Hace unos días, la agencia de noticias de norcoreana calificó como “torpe” y “tonto” que Japón ponga nuevamente el asunto sobre la mesa.

Japón teme quedar aislado, pues el interés principal de Estados Unidos y Corea del Sur es la desnuclearización de Corea del Norte. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, dijo que su país estaría de acuerdo en levantar las sanciones impuestas a Corea del Norte si este país se comprometiera a desmantelar por completo sus programas de armas nucleares.

En cambio, Japón no está dispuesto a levantar las sanciones a Corea del Norte solo por su desnuclearización, excluyendo el tema de los secuestrados. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario