Autoridades deberán pagar 1.400 millones de yenes por la muerte de 23 niños durante el tsunami

EL tsunami destruyó la escuela Okawa (TV Asahi)

 


Publicidad

El 11 de marzo de 2011, 74 estudiantes de una escuela de primaria en la ciudad de Ishinomaki, prefectura de Miyagi, murieron por el tsunami que devastó el noreste de Japón.

El Tribunal Superior de Sendai determinó que las muertes podrían haberse evitado si las autoridades de Ishinomaki y Miyagi hubiesen actualizado un plan de contingencia, informó la agencia Kyodo.

Los gobiernos de la ciudad y la prefectura deberán pagar una compensación de 1.400 millones de yenes (alrededor de 12,8 millones de dólares) a las familias de 23 víctimas que presentaron una demanda.

Según el fallo, las autoridades no cumplieron con su obligación de renovar un manual de gestión de riesgos de acuerdo con la realidad de la escuela de primaria Okawa. Si el manual hubiera designado un punto de 20 metros de altura como lugar de evacuación, las muertes podrían haberse evitado.

En total, 74 alumnos y 10 profesores y funcionarios murieron por el tsunami, que alcanzó a las víctimas mientras se dirigían a una zona cerca de una ribera de 7 metros de altura.

Las autoridades de la ciudad alegaron que era imposible predecir un tsunami de la magnitud del de 2011 que devastó a la escuela, un desastre que nunca habían sufrido en el pasado. Sin embargo, el tribunal sostuvo que si era posible realizar tal predicción y que había un riesgo de tsunami debido a la ubicación de la escuela cerca una ribera.

Citando la baja altura a la que está la escuela (1,5 metros sobre el nivel del mar) y el alto riesgo de tsunami en la zona, los demandantes criticaron el manual por su carencia de descripciones específicas de los sitios de evacuación e indicaciones precisas sobre cómo llegar a ellos.  La escuela no cumplió con su deber de evaluar y revisar el manual.

La ciudad sostuvo que el contenido del manual era adecuado de acuerdo con el conocimiento científico en aquel tiempo.

Las autoridades de Ishinomaki y Miyagi aún no han decidido si apelarán ante el Tribunal Supremo de Japón.

En octubre de 2016, en un fallo previo sobre el caso, el Tribunal de Distrito dictaminó que la ciudad y la prefectura fueron negligentes y ordenó que pagarán una compensación. La escuela debió haber evacuado a los niños a una montaña cercana y no a una zona cerca de una ribera, según el fallo de aquel entonces.

Además, pese a la advertencia de tsunami, los estudiantes fueron mantenidos en el patio del colegio durante 45 minutos antes de ser evacuados. (International Press)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario