4 cosas que sorprenden a los japoneses que viven en el extranjero

Foto Rafael Rabello de Barros

Varios tuiteros japoneses comparten sus experiencias en el extranjero. ¿Qué les llama la atención? ¿Qué les impresiona? El sitio SoraNews24 recoge tuits en busca de testimonios de japoneses expatriados.

 

Qué caro comer fuera de casa

Sí, en Japón hay sitios carísimos, pero también se pueden encontrar baratos. Al usuario @izawak le sorprende lo caro que resulta comer en Francia:

“La comida francesa es muy cara. Yo pensaba: ‘¿9 euros solo por esto? ¿Pueden los franceses realmente permitirse esto?’. Pero, por otro lado, al hablar con los franceses que han visto el DVD de ‘Kodoku no Gurume’ (un dorama japonés sobre un vendedor que visita restaurantes y puestos de comida para probar la cocina local), piensan: ‘¿Todo esto por solo cuatro euros? ¿Cómo los dueños de restaurantes se ganan la vida?’”.

 

No todo es como dicen las noticias

El tuitero @imabayashikaito destaca la calidez del pueblo brasileño en contraste con la imagen que Brasil tiene:

“Lo sorprendente de los hinchas en Brasil es que si los jugadores son buenos o cometen un error, los alientan igualmente. Siempre escuchamos sobre los disturbios y los criminales, pero esa no es toda la historia, también hay muchos brasileños cálidos, amables y amigables”.

 

Descanso total

Un japonés aprovecha los domingos para hacer compras. En otros países, hacen las compras los sábados y tienen los domingos para descansar a plenitud, sin nada pendiente por hacer (como comprar la comida de la semana, por ejemplo). Eso puede sorprender a un japoné[email protected] dice:

“Cuando empecé a vivir en Alemania, pensaba que el que todos los supermercados estuvieran cerrados los domingos era una verdadera molestia, pero entonces pensé que están abiertos en mi camino a casa del trabajo, así que está bien. La forma en que la sociedad alemana está organizada es que los domingos no son para hacer compras de comestibles o cosas que se sienten como el trabajo, son para relajarse y disfrutar de ti mismo”.

 

Menos trabajo

Tarde o temprano teníamos que llegar a este punto: la cultura laboral. Los japoneses trabajan demasiado y descubren sorprendidos que en otros países la sociedad y el trabajo están organizados de otra manera (por ejemplo, no hacer zangyo no es un pecado). @halushiroi escribe:

“La forma de trabajar alemana: es habitual que las empresas ofrezcan horario flexible. Si trabajas hasta una hora más tarde, puedes salir una hora antes otro día. Hay una buena opinión sobre las personas que no hacen horas extras. Los supervisores revisan las tarjetas de los trabajadores y si hacen demasiadas horas extras pueden ser castigados con una multa. Japón, ¡por favor, copia esto!”.

Sobre el mismo punto, @syuukaijp tuitea:

“Trabajando en el Reino Unido (al contrario de trabajar en Japón), rara vez siento algo extraño o injusto. Si estás enfermo, puedes declararte enfermo y tomarte el día libre. Si llegas un poco tarde puedes compensarlo al final del día, que te lo deduzcan de tu salario es inaudito. No hay horas extras. Se siente un buen equilibrio entre la vida y el trabajo”. (International Press)



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario