Semifinal japonesa del concurso de paellas de Sueca para intentar ser la mejor del mundo

Veinte locales participarán este fin de semana en la semifinal nipona del Concurso Internacional de Paellas Valencianas de Sueca, con el objetivo de ganar un pase a la final y convertir a su propuesta en la mejor paella del mundo.

La capital japonesa acoge por cuarto año consecutivo la semifinal del certamen gastronómico más antiguo de España, que celebra su 57 edición, con la presencia de establecimientos procedentes de Tokio, Ibaraki, Aichi, Hoikkaido, Miyazaku, Osaka y Kumamoto.

El evento tendrá lugar este sábado en el parque Yoyogi de la metrópoli en el que un jurado, en el que participará la Asociación de la Paella de Japón, seleccionará las tres mejores para su paso a la final del 10 de septiembre en Sueca.

“Todos tienen los mismos ingredientes, pero las combinaciones o si se utiliza o no uno de ellos dependerá de cada participante. Se valorará la técnica del cocinero”, explicó a Efe el representante del concurso y embajador de la paella en Asia, Ulises Menezo.

En un acto de presentación celebrado en Tokio, Menezo ofreció detalles sobre el futuro del evento, que se trasladará en 2018 a la ciudad de Kumamoto, ubicada en la isla de Kyushu (sudoeste).

La organización aspira a establecer una final de Asia en la localidad para 2020, año en el que se celebrarán los Juegos Olímpicos de Tokio y el 60 aniversario del concurso valenciano.

Kumamoto y Valencia tienen puntos en común: “Son famosos por el arroz, los cítricos y la pirotecnia”, explicó Menezo.

A través de un hilo conector, el arroz, ambas ciudades buscan establecer un nexo cultural y económico mediante el intercambio de conocimientos entre agricultores para posibilitar el cultivo de arroz español en Kumamoto y el de arroz japonés en Valencia.

Las empresas niponas están interesadas en producir arroz para abastecer a las destilerías emergentes que han comenzado a producir sake en Europa, pero que no cuentan con el arroz adecuado.

Por otra parte, los negocios españoles llevarán hasta Japón arroces que actualmente no se cultivan en el país asiático y que facilitarían la elaboración de platos de la gastronomía española.

“Los arroces que se usan comúnmente para hacer una paella no se venden en Japón. De hecho, una paella hecha con arroz japonés nunca va a ser igual que una valenciana, por muy habilidoso que seas, porque el arroz, el elemento básico, falla”, dijo Menezo.

El almidón del arroz japonés imposibilita que al cocerlo quede seco, al contrario, resulta pastoso y no absorbe el sabor de los ingredientes, como haría una paella valenciana. (EFE)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario