Deterioro de la unidad de cine y fortaleza del yen lastran a Sony

Gigante japonés descarta vender su división de cine



Publicidad

Andrés Sánchez Braun / EFE

El deterioro contable que afecta a su unidad de cine y el encarecimiento del yen recortaron el beneficio del gigante tecnológico nipón Sony entre abril y diciembre de 2016 en un 80,7 por ciento interanual, hasta dejarlo en 45.600 millones de yenes (375 millones de euros).

Los efectos de la mencionada revisión contable quedaron patentes en el beneficio operativo que registró en dicho lapso (correspondiente a los tres primeros trimestres de su ejercicio fiscal), cuando el monto retrocedió un 49,8 por ciento hasta los 194.300 millones de yenes (1.598 millones de euros).

El deterioro de activos, valorado en 112.100 millones de yenes (920 millones de euros) y dado a conocer el pasado 30 de enero, supuso una pérdida operativa para Sony Pictures de 106.800 millones de yenes (876 millones de euros) en el trimestre que va de octubre a diciembre.

El dato contrasta con los 20.400 millones de yenes (167 millones de euros) que se apuntó como ganancia en los mismos tres meses de 2015 la que en los últimos tiempos había sido una de las ramas de negocio más rentables para Sony.

Sin embargo, el hecho de que sus últimos grandes estrenos hollywoodienses no hayan cosechado buenas recaudaciones y la ralentización del mercado del DVD y Blu-ray le han supuesto una importante pérdida de rentabilidad.

Esta situación pone de nuevo sobre la mesa la opción de escindir la división de cine por la que abogó hace unos años con insistencia Third Point, fondo de alto riesgo de EE.UU. que en su momento fue el mayor accionista de Sony y que acabó deshaciéndose de gran parte de su cartera a raíz de la disputa con la junta directiva.

Aún así, el vicepresidente de Sony, Kenichiro Yoshida, insistió durante la presentación de resultados en la capital nipona que la posibilidad de desligar o vender esta unidad está descartada y que se intentará mejorar el rendimiento del negocio a través de la distribución por internet.

Sony destacó también el efecto negativo que ha tenido sobre su facturación el encarecimiento de la divisa nipona en los nueve primeros meses del ejercicio.

Durante ese periodo el tipo de cambio promedio del yen con el dólar y el euro estuvo un 14,1 y un 13,8 por ciento por encima de los niveles de abril-diciembre de 2015, detalló la empresa en un comunicado.

Así, su facturación se vio recortada en un 9,3 por ciento hasta los 5,69 billones de yenes (46.804 millones de euros).

Por el momento, el menoscabo de Sony Pictures ha afectado a la baja a las previsiones de beneficio neto y operativo de la compañía para la totalidad del ejercicio (que concluye el próximo 31 de marzo).

Con respecto a su pronóstico del pasado noviembre, su previsión de ganancia neta ha caído un 56,6 por ciento hasta los 26.000 millones de yenes (213 millones de euros), al tiempo que prevé un beneficio operativo un 11,11 por ciento menor de 240.000 millones de yenes (millones de euros).

Las dos cifras supondrían un 82,4 y un 18,42 por ciento menos, respectivamente, que lo que la empresa se embolsó en el pasado curso fiscal.

Por otro lado, el abaratamiento del yen que se espera para el inicio de 2017 hizo que la empresa mejorara sus pronósticos de ingresos por venta en un 2,7 por ciento con respecto a la previsión del pasado otoño.

No obstante, el desgaste que le ha supuesto un tipo de cambio desfavorable durante buena parte del ejercicio dejaría a Sony con 7,6 billones de yenes (62.465 millones de euros) facturados, un 6,2 por ciento menos que lo que ingresó en caja en el ejercicio anterior.

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario