Gobierno de Japón: Mitsubishi falseó datos de consumo de más coches

 

Fabricante japonés cometió más irregularidades de las que admitió

Mitsubishi

Mitsubishi Motors falseó los datos de consumo energético en ocho modelos más de los que reconoció inicialmente el propio fabricante automotriz, según anunció el Ejecutivo japonés tras llevar a cabo una investigación independiente.

La empresa nipona admitió el pasado abril que había manipulado los datos de consumo de combustible para cuatro modelos de minivehículos (coches con motores de menos de 660 centímetros cúbicos), entre ellos dos fabricados por Mitsubishi y comercializados por Nissan.

Los cuatro fueron vendidos bajo una falsa garantía que aseguraba que eran entre un 5 y un 15 por ciento más eficientes de lo que en realidad son.

Posteriormente, la investigación interna llevada a cabo por la compañía reveló que la manipulación podría extenderse a un número mayor de modelos vendidos únicamente en Japón, sin precisar cuáles.

El Gobierno nipón decidió llevar a cabo una investigación independiente y ha hallado que los catálogos de otros ocho modelos de la empresa mostraban datos de consumo de combustible mejores que los reales, según dijo en rueda de prensa un portavoz del Ministerio de Transporte, Infraestructura, Territorio y Comercio.

El sexto fabricante nipón de automóviles tiene previsto suspender las ventas de todos los modelos afectados y remitir los datos corregidos de consumo energético, anunció por su parte un responsable de la compañía en su comparecencia ante los medios.

Tras desvelarse el escándalo, el fabricante detuvo la producción de los cuatro modelos inicialmente afectados (el ek Wagon, el ek Space, el Dayz y el Dayz Roox, estos dos últimos comercializados por Nissan) hasta el pasado 4 de julio, con el consiguiente impacto en sus ventas.

Además, Mitsubishi prevé abonar compensaciones a los propietarios de los coches por valor de al menos 545 millones de euros este año y en total prevé una pérdida neta para el actual ejercicio en torno a 1.200 millones de euros.

El escándalo ha supuesto un nuevo golpe para la industria de la automoción después del caso de manipulación masiva de niveles de emisiones de la alemana Volkswagen. (EFE)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario