110.000 votos para un candidato xenófobo en Tokio

Foto Abasaa

 

Makoto Sakurai está en contra de que los extranjeros reciban beneficios sociales

Foto Abasaa
Foto Abasaa

Makoto Sakurai, exlíder de la organización anticoreana Zaitokukai, fue candidato a la gobernación de Tokio. Quedó muy lejos de la triunfadora Yuriko Koike, que cosechó alrededor de tres millones de votos, pero obtuvo 110.000.

110.000 votos para un candidato que durante sus discursos de campaña abogó por la muerte de los residentes de origen coreano o que está en contra de que los extranjeros reciban beneficios sociales. Muy preocupante.

Y lo más preocupante es que sus expresiones xenofóbicas, que califican como discursos de odio y son materia de una ley promulgada en mayo, no pueden ser sancionadas porque su estatus de candidato a la gobernación de Tokio lo protegía. Una coraza legal.

Las autoridades no hicieron nada para interferir con sus ataques contra los extranjeros. No podían.

La ley electoral insta a los candidatos a abstenerse de pronunciar discursos transmitidos por televisión y radio que dañen la dignidad y el honor de los demás. Sin embargo, la ley no impone restricciones al contenido de los discursos de campaña realizados en la calle, explica Asahi Shimbun.

Más aún, la ley establece sanciones contra cualquiera que interfiera en las actividades de campaña de los candidatos.

Es decir, el candidato puede insultar a los extranjeros, pedir que los expulsen de Japón o su muerte, incitando al odio, y por ley no se puede hacer nada contra él. Por el contrario, si organizas una manifestación de protesta contra el candidato, la ley te puede caer encima por “interferir” en su campaña.

Los 110.000 votos conquistados el domingo le dieron a Sakurai el quinto lugar y cierta sensación de victoria entre sus partidarios. Uno de ellos declaró a Asahi: “Hemos demostrado que podemos ganar un cierto número de votos a través de nuestra forma única de hacer campaña”.

Y piensan seguir. Tienen previsto presentar candidatos en las elecciones de la Asamblea Metropolitana de Tokio previstas para 2017.

 

Criticado por sus expresiones de odio, Sakurai se defendió diciendo que solo está “contraatacando a los extranjeros que muestran sus colmillos contra Japón”.

 

Durante los 17 días de campaña electoral, Sakurai pronunció exaltados discursos xenofóbicos delante de las estaciones de tren de Tokio. Sus presentaciones fueron grabadas y difundidas agresivamente por internet.

En sus mítines, Sakurai atacaba a los extranjeros que residen en Japón. Entre otras cosas, pedía poner fin a todos los beneficios sociales a los no japoneses y se manifestaba contra los planes de construir una escuela para niños surcoreanos en Tokio.

Durante una manifestación dijo que “si hay algunos coreanos étnicos en Japón que morirían hoy o mañana por no recibir beneficios sociales, espero que mueran”.

El excandidato pronunció un discurso frente a la sede de una organización que apoya a los residentes surcoreanos en Japón y pidió a sus miembros que abandonen Japón lo antes posible.

Criticado por sus expresiones de odio, Sakurai se defendió diciendo que solo está “contraatacando a los extranjeros que muestran sus colmillos contra Japón”.

Bae Cheol-eun, director adjunto del periódico que publica la organización surcoreana, dijo que estaba sorprendido de que 110.000 votantes que apoyaron la discriminación vivan en una ciudad cosmopolita que será sede de los Juegos Olímpicos de 2020.

Para Bae, las expresiones de Sakurai no son más que discursos de odio disfrazados de campaña electoral.

Por su parte, la abogada Yasuko Morooka declaró a Asahi que Japón necesita medidas contra las protestas callejeras discriminatorias llevadas a cabo bajo la apariencia de campaña electoral.
Morooka explicó que de acuerdo con la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, las palabras y los actos discriminatorios no están permitidos, n siquiera en campañas electorales.

Zaitokukai ya ha tenido problemas con la ley. En 2014, el Tribunal Supremo ordenó a la organización anticoreana a pagar una indemnización por discriminación racial por una protesta en la calle realizada frente a una escuela afiliada a Corea del Norte en Kioto.

Al año siguiente, el Ministerio de Justicia calificó como una violación de los derechos humanos una manifestación organizada por Sakurai frente a una universidad para estudiantes que tienen vínculos con Corea del Norte en Tokio. (International Press)

 


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

1 Comentario

  1. no kiere extranjero pues esta en su derecho como los 100000 k votaron por el esa mania de querer obligar a aceptar extranjeros es un poco dictatorial. no quieren extranjeros pues aceptenlo

Deja tu comentario