Japón subestimó la ira de China

Islas Senkaku

 


Publicidad

Tokio nacionalizó las islas Senkaku sin imaginar la magnitud de la reacción china

Islas Senkaku
Islas Senkaku

Grueso error de cálculo político. Japón subestimó enormemente la ira que desataría en China su decisión de nacionalizar las islas Senkaku en 2012, de acuerdo con unos correos electrónicos de la ex secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, publicados hace poco, reveló el diario Nikkei.

En aquel entonces, Yoshihiko Noda, del hoy opositor Partido Democrático, era el primer ministro de Japón y todo indica que no fue correctamente informado.

Uno de los correos incluye un informe de Kurt Campbell, entonces asistente de la secretaría de Estado de EE. UU. para Asia Oriental y asuntos del Pacífico, sobre una reunión que sostuvo con su homólogo japonés más o menos una semana antes de la nacionalización de las islas en septiembre de 2012.

El entonces vicecanciller Kenichiro Sasae creía que China entendería la necesidad de nacionalizar las islas Senkaku y que finalmente la aceptaría.

Un asesor de Noda dijo que tenía la impresión de que los funcionarios de la cancillería pensaban que aunque China no reconocería públicamente la nacionalización, podría aprobarla tácitamente.

Otra persona contribuyó a la confusión: un alto funcionario del gobierno japonés con deseos de romper el punto muerto entre los dos países le habría dicho a un alto funcionario chino, durante una visita a China a finales de agosto de 2012, que Japón podría renunciar a la nacionalización si el presidente chino, Hu Jintao, se reunía con Noda, una propuesta que no había sido aprobada por el gobierno nipón.

Sin embargo, al retornar a Japón, el funcionario informó a Noda de que China podría aceptar tácitamente la nacionalización. El 9 de septiembre de ese año, Noda y Hu conversaron brevemente en Rusia, pero ya para entonces las cosas habían ido demasiado lejos.

La nacionalización de las islas Senkaku provocó actos de violencia contra empresas japonesas en China y avivó el sentimiento antijaponés. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario