Japonesa admite haber mutilado cuerpo de amiga, pero niega asesinato

La víctima

Acusada tomaba préstamos a nombre de la víctima

Terumi Morishima (29), arrestada por mutilar y abandonar un cadáver, admitió en una entrevista concedida a Mainichi Shimbun los cargos, pero negó haber estado involucrada en su muerte.

La víctima se llamaba Sawako Watanabe y tenía 25 años. Ambas eran amigas.

Morishima dijo que escondió los restos de la fallecida para que las autoridades no descubrieran que estaba tomando préstamos a nombre de Watanabe.

La víctima fue encontrada en el apartamento de la acusada en Osaka.

De acuerdo con Morishima, esto fue lo que pasó el 24 de diciembre pasado:

Ella se estaba preparando para una fiesta de Navidad a la que asistirían Watanabe y otras personas en una casa que había compartido con ellas hasta noviembre.

Morishima y Watanabe estaban en el apartamento de la primera encargándose de las decoraciones y de preparar platos.

Morishima salió un rato de su apato para ir a la vivienda compartida para preparar sashimi. Cuando la mujer regresó a su apato, Watanabe estaba tendida boca abajo en el suelo cerca de la puerta principal, con el rostro ensangrentado.

Sin embargo, en vez de avisar a la policía decidió desmembrar el cuerpo por temor a que sus préstamos fueran descubiertos por las autoridades.

Morishima creía que si la gente pensaba que Watanabe había «desaparecido», estaría menos triste que si se enteraba de que había muerto.

Tras buscar en internet cómo cortar un cadáver, la mujer consiguió un producto de limpieza con ácido clorhídrico que borra rastros de sangre, además de un congelador y un cuchillo. Además, compró una sierra.

Parte del cadáver también fue encontrado en la vivienda compartida.

«Tenía la intención de enterrar el cuerpo en un parque cercano o en un parterre en una escuela y orar por ella, pero como todo el cuerpo no entraba en mi congelador, tomé parte del cadáver y lo llevé a la vivienda compartida el 28 de diciembre».

Morishima y Watanabe tenían planes de mudarse juntas. La primera tenía en su poder documentos personales de la segunda, como la licencia de conducir, que se necesitarían para realizar los trámites correspondientes.

Desde octubre del año pasado, Morishima utilizó la licencia de conducir de Watanabe para pedir préstamos por un total de 600.000 yenes (5.100 dólares) de varias instituciones financieras y prestamistas.

La acusada usó el dinero para sus gastos de manutención.

En julio de 2015, Morishima se trasladó de la prefectura de Okayama a la casa de su abuela en Osaka para cuidar de ella. En agosto, se mudó a la vivienda compartida.

En Okayama, la mujer ganaba alrededor de 80.000 yenes (680 dólares) por mes trabajando como ilustradora. En Osaka, apenas tenía trabajo y al parecer vivía de los préstamos que tomaba a nombre de Watanabe y los cerca de 200.000 yenes (1.700 dólares) que tenía en ahorros.

Una autopsia determinó que Watanabe murió de asfixia entre el 24 y el 25 de diciembre. Resta por establecer las circunstancias en las que falleció. (International Press)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35K suscriptores

BELLEZA

『PR』PATROCINADOS


Descarga el App de Súper Tokio Radio


AUTOMÓVIL

Be the first to comment

Deja un comentario