Taiwán pide a Japón que se disculpe con ex esclavas sexuales taiwanesas

Presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou (foto president.gov.tw)

También quiere que las indemnice


Publicidad

Presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou (foto president.gov.tw)
Presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou (foto president.gov.tw)

El presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, pidió al gobierno japonés que se disculpe e indemnice a las mujeres taiwanesas que fueron obligadas a trabajar en burdeles militares antes y durante la II Guerra Mundial, informó la agencia Kyodo.

Ma se pronunció tras el histórico acuerdo entre Japón y Corea del Sur sobre las esclavas sexuales.

“Hemos estado pidiendo al gobierno japonés que responda a nuestras demandas de ofrecer una disculpa oficial y una compensación a las comfort women, de manera que todas las víctimas tengan la justicia y la dignidad que se merecen”, dijo.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores taiwanés, David Lin, dijo que el acuerdo entre Corea del Sur y Japón es un avance significativo.

Además, manifestó que Taiwán desea aprovechar una “nueva oportunidad” para seguir adelante con las negociaciones en curso con Japón sobre el tema.

Estados Unidos desempeñó un papel importante en el acuerdo entre Japón y Corea del Sur. Sin embargo, Lin dijo que Taiwán no necesita la ayuda de un tercer país para resolver el asunto con Japón.

Taiwán estima que cerca de 2.000 mujeres taiwanesas fueron esclavizadas sexualmente por Japón, de las cuales 85 han sido confirmados como víctimas. Actualmente, solo hay cuatro ex comfort women vivas en Taiwán. Su edad media es de unos 90 años.

Mientras tanto, Chang Jen-joe, secretario general de la Asociación de Relaciones del Este Asiático, es optimista con respecto a las negociaciones con Japón.

Para Chang, el tratado nipocoreano es el “comienzo de una reacción en cadena”, y es improbable que Japón ignore la petición de Taiwán tras llegar a un acuerdo con Corea del Sur. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario