Japón promete no participar en ninguna operación bélica en Corea del Sur sin su permiso


Fuerzas de Autodefensa de Japón (foto sitio web oficial)

Tokio y Seúl acercan posturas sobre temas de seguridad

Publicidad

Fuerzas de Autodefensa de Japón (foto sitio web oficial)
Fuerzas de Autodefensa de Japón (foto sitio web oficial)

Japón y Corea del Sur acercaron posturas en materia de Defensa, en la primera reunión celebrada en Seúl entre sus ministros de este área durante los últimos cinco años, y en un momento de tensas relaciones bilaterales.

El encuentro tenía como objetivo reactivar la cooperación sobre Defensa, que se encuentra virtualmente suspendida, y alcanzar un punto de entendimiento sobre la reforma militar aprobada por Tokio, que permitirá a sus tropas operar en el extranjero, lo que ha despertado inquietud en Seúl.

En este sentido, el titular nipón, Gen Nakatani, afirmó que Japón no se involucrará en ninguna operación bélica en territorio surcoreano o en las proximidades de este “sin contar con el consentimiento de Seúl”, según consta en la declaración conjunta publicada al término de la reunión.

Se trata de la primera vez que Japón se compromete a ello en una declaración conjunta con Seúl, según destacaron fuentes del Ejecutivo surcoreano a la agencia local Yonhap.

El ministro surcoreano, Han Min-Koo, afirmó por su parte que la modificación de la política de Defensa de Japón “debe ser aplicada de forma que contribuya a la paz y a la estabilidad en el noroeste de Asia”, según el documento publicado por el Gobierno surcoreano.

La reunión se ha celebrado de cara a la cumbre trilateral que ambos países celebrarán con China a comienzos de noviembre en la capital surcoreana, y en la que se tratarán los principales motivos de fricción entre los países vecinos.

Japón y Corea del Sur mantienen una disputa por la soberanía del archipiélago Dokdo, conocido en Japón como Takeshima, reclamado por Tokio y administrado de facto por Seúl.

El otro foco de tensión entre ambos países es el asunto de las mujeres coreanas convertidas en esclavas sexuales por el ejército imperial de Japón en la II Guerra Mundial.

El enfrentamiento en torno a estos hechos históricos se ha agravado desde la llegada al poder del conservador Shinzo Abe, conocido por sus iniciativas revisionistas, en diciembre de 2012. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad