Japón busca consolidar su buen ciclo de la mano de Zaccheroni en el Mundial

Selección de fútbol japonesa (foto J. League)

 

Con el italiano en la dirección técnica los japoneses son el equipo más fuerte de Asia

Selección de fútbol japonesa (foto J. League)
Selección de fútbol japonesa (foto J. League)

Andrés Sánchez Braun / EFE

 

Japón encara en Brasil su quinta participación consecutiva en un Mundial con la idea de afianzar su buen ciclo actual guiado por la pericia táctica de su seleccionador, Alberto Zaccheroni, y el talento de Keisuke Honda.

El entrenador italiano parece haber encontrado su sitio con los «Samurai blue», a los que empezó a preparar en agosto 2010 e hizo ganar la Copa de Asia de 2011 antes de lograr el pase para el Mundial en una fase de clasificación que resultó algo más irregular.

Pese a esa falta de constancia, el equipo se ha mostrado capaz de complicar la vida a pesos pesados, como se vio en amistosos disputados a domicilio a finales de 2013 en los que empató con Holanda (2-2) y venció a Bélgica (3-2), o en el partido que a punto estuvo de ganarle a Italia en la pasada Copa Confederaciones (3-4).

Zaccheroni, curtido como técnico en el calcio, ha logrado perpetuar con éxito el legado de Takeshi Okada, el preparador que en 2010 firmó la mejor actuación mundialista de Japón, que tras vencer a Camerún (1-0) y Dinamarca (3-1) cayó en octavos frente a Paraguay en los penaltis.

Aquel campeonato fue la mejor prueba de cómo se ha acrecentado el espíritu competitivo de los nipones en la última década hasta el punto de ser considerado actualmente como el equipo más fuerte de Asia.

Muy distinto resultó su debut en un Mundial, en Francia 98, donde el equipo perdió todos los cruces de la primera fase contra Croacia, Argentina y Jamaica.

A esa cita le siguió 2002, donde el calor de la afición (Japón fue coorganizador) y el talento de los primeros jugadores que habían logrado dar el salto a Europa, como Hidetoshi Nakata, llevaron a los «Samurai blue» hasta octavos, donde cayeron con una Turquía que acabaría en tercer lugar.

Después llegaría el fiasco en Alemania 2006 -donde cayó ante Australia y Brasil y le arrancó un empate sin goles a Croacia- enmendado cuatro años después en Sudáfrica.

Para plantar cara a sus rivales de grupo (Costa de Marfil, Grecia y Colombia), mantener este buen ciclo e intentar rebasar por primera vez la barrera de los octavos de final, Zaccheroni se encomendará de nuevo al liderazgo de Keisuke Honda (Milan).

El 4 nipón irá acompañado en los costados por el habilidoso Shinji Kagawa -cuyo estado de forma resulta una incógnita dado que apenas ha jugado este año con el Manchester United- y por el siempre voluntarioso Shinji Okazaki (Maguncia).

Todo indica que la principal novedad de Zaccheroni será alinear en punta a Yoichiro Kakitani (Cerezo Osaka), uno de los atacantes nipones más prometedores de los últimos años, y apostar como relevo por el veterano Yoshito Okubo, que logró meterse en la lista tras marcar 33 goles en 43 partidos con el Kawasaki Frontale.

En defensa, el italiano apenas cuenta con nuevas alternativas de peso y previsiblemente alineará a sus cuatro zagueros habituales, los laterales Yuto Nagatomo (Inter de Milán) y Atsuto Uchida (Schalke 04) y los centrales Maya Yoshida (Southampton) y Yasuyuki Konno (Gamba Osaka).

La solidez defensiva es aún una de las asignaturas pendientes para los «Samurai blue», por ello el que Japón logre ser una de las sorpresas o se vuelva a casa a las primeras de cambio dependerá en buena parte de la actuación de este cuarteto.

 

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35K suscriptores

BELLEZA

『PR』PATROCINADOS


Descarga el App de Súper Tokio Radio


AUTOMÓVIL