Ciudades japonesas en peligro de extinción piden ayuda al gobierno de Japón

Aomori (foto sitio web oficial)

 


Publicidad

Declive de la población no puede ser resuelto solo por autoridades locales, afirman

Aomori (foto sitio web oficial)
Aomori (foto sitio web oficial)

El temor a que casi la mitad de municipios japoneses desaparezca para 2040, según un estudio de reciente publicación, ha empujado a autoridades locales a pedir al gobierno central que tome medidas para impedir que eso ocurra, informó Mainichi Shimbun.

En Hakodate, prefectura de Hokkaido, las casas abandonadas en franco proceso de deterioro son fácilmente notorias en el centro de la ciudad. Hogar de 270.000 personas y popular destino turístico, la tercera ciudad más poblada de Hokkaido enfrenta una escasez de población juvenil, lo que, por ejemplo, hace difícil asegurar el número suficiente de voluntarios para el escuadrón de bomberos.

Un anciano de 65 años, que nació y creció en Hakodate, le dijo a Mainichi que si no se detiene el declive de la población juvenil la ciudad no podrá sostenerse.

La población de Hakodate alcanzó su pico en 1982. Desde entonces ha disminuido en alrededor de 50.000.

Asahikawa, otra ciudad de Hokkaido, tiene unos 350.000 habitantes, pero es probable que se extinga, según el Consejo de Políticas de Japón. Su población ha migrado en los últimos tiempos a grandes ciudades como Sapporo y Tokio.

“La despoblación es un problema que no puede ser resuelto solo por un gobierno local”, sostienen funcionarios municipales que instan al gobierno central a tomar cartas en el asunto.

Alrededor de 8.000 habitantes de la ciudad de Aomori, capital de la prefectura del mismo nombre, la abandonan cada año. En 1995, la ciudad tenía unas 80.000 mujeres entre 15 y 49 años; en octubre de 2013, tenía menos de 60.000.

El alcalde de la ciudad, Hiroshi Shikanai, afirma que la amenaza que se cierne sobre comunidades como la suya, etiquetadas como poblaciones que probablemente desaparecerán, debe ser percibida como un estímulo para que trabajen con el objetivo de salir adelante.

Akita es otra de las prefecturas amenazadas. Su población ha caído en alrededor de 300.000 habitantes en los últimos 60 años. Actualmente, cuenta con 1,04 millones de residentes y se estima que para 2040 serán solo 700.000.

El gobernador de Akita, Norihisa Satake, reconoció ante Mainichi que nunca han investigado por qué la población de su prefectura está cayendo, pero aseguró que tomarán medidas, como promover el empleo, para contrarrestar el declive. (ipcdigital)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad