Estudio afirma que los enamorados perciben los alimentos más dulces

La investigación reveló que pensar en el amor puede “cambiar” hasta el sabor del agua.

Una persona con celos puede percibir un chocolate más amargo.

El amor puede hacer su vida, literalmente, más dulce. Un nuevo estudio realizado por un investigador de la Radboud University Nijmegen, de Holanda, y publicado por la revista Emotion, revela que cuando se está enamorado cualquier alimento se torna más dulce.

La idea de analizar el efecto del amor en el paladar humano surgió del concepto ya conocido de que “el amor es dulce y que los celos son amargos”, explicó el investigador Kai Qin Chan, autor del estudio.

Cerca de 197 estudiantes fueron sometidos a dos experiencias en la Universidad Nacional de Singapur. En el primer análisis, ellos escribieron un texto sobre un determinado tema, asumiendo una conducta romántica o de celos, y comiendo luego dos tipos de golosinas: un caramelo con sabor agridulce y una barra de chocolate agridulce.

Después de la degustación, los estudiantes que escribieron un texto sobre amor revelaron haber sentido las golosinas más dulces que quienes escribieron sobre celos.

La segunda experiencia consistió en repetir la tarea, pero esta vez cambiando la degustación de la golosina por el agua. Solo que esa agua fue entregada a 93 nuevos participantes en el estudio como si fuera un nuevo producto que estaba por llegar al mercado y tenía que ser catalogado como dulce, amargo o ácido.

Nuevamente, los estudiantes que habían escrito sobre amor y, consecuentemente, pensando sobre ese sentimiento durante los minutos de la redacción, tendían a afirmar que el agua era dulce.

Para Qin Chan, el descubrimiento ha sido importante para demostrar que hasta el agua puede parecer dulce cuando pensamos en el amor, revelando que ese sentimiento no influye sobre el paladar sino más bien en el cerebro.

El investigador cree que la relación entre amor y sabor dulce se remite a la infancia. Los bebés, en sus primeros años de vida, se alimentaban fundamentalmente de leche materna, que es más azucarada, y aprenden a asociar ese sabor con el amor de la madre. (ipcdigital)



Publicidad