Japonesas aprenden artes marciales para defenderse de acosadores

Alsok, empresa que brinda seguridad en Japón (foto sitio web oficial)

Negocios relacionados con la defensa personal aumentan sus ventas


Publicidad

Alsok, empresa que brinda seguridad en Japón (foto sitio web oficial)

Un escuadrón especializado en la lucha contra el acoso, formado hace poco por la policía en Tokio, realizó la semana pasada su primera detención: un hombre que acosaba a su exnovia para que volviera con él.

Los casos de acecho y hostigamiento a mujeres se han incrementado en Japón, empujando a la policía a actuar con más rigor. En octubre de este año, una adolescente de 18 años fue asesinada en Tokio por su exnovio el mismo día en que había acudido a la policía en busca de ayuda.

No solo la policía ha decidido moverse con más energía y rapidez. Las mujeres también están aprendiendo a defenderse.

En el barrio de Akihabara, en Tokio, una escuela que imparte lecciones de defensa personal (artes marciales o técnicas de combate) está registrando un incremento de mujeres entre su alumnado.

Cuando abrió sus puertas, hace siete años, la mayoría de sus estudiantes eran hombres. La situación ha cambiado mucho desde entonces.

Maho Yoshino, profesor de la escuela, explica al Japan Times que cada vez hay más mujeres que se preocupan por su seguridad ante el aumento de los casos de acoso.

Otros negocios relacionados con la defensa personal también están reportando un incremento de la demanda de sus productos. Por ejemplo, los que venden gas lacrimógeno.

Yahoo! Shopping, un sitio de ventas en línea, ha registrado un crecimiento de 40 % interanual en la demanda de artículos útiles para defenderse en caso de ataque.

Por su parte, Rakuten, el más grande minorista en línea en Japón, también ha fortalecido las ventas de sus productos de defensa personal.

Mientras tanto, la compañía Alsok ha lanzado un dispositivo móvil que alerta cuando su propietaria se encuentra en peligro. La alarma llega a la misma Alsok, que tiene desplegados guardias de seguridad en miles de sitios en Japón que pueden rastrear el lugar desde donde llama la mujer en riesgo y llegar hasta ella para ponerla a salvo. El servicio cuesta 5.250 yenes mensuales (casi 50 dólares).


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad