EEUU suspende vuelos con helicópteros militares en Japón tras grave accidente


Okinawenses piden nuevamente retiro de las bases estadounidenses

Publicidad

Estados Unidos decidió el martes suspender, por petición expresa de Japón, los vuelos militares en territorio nipón con sus helicópteros HH-60 después de que uno de estos modelos se estrellara el lunes en la isla de Okinawa, en un accidente que se saldó con un muerto y tres heridos.

“Es importante que la seguridad de la gente sea lo primero. Queremos pedir a EEUU su máximo compromiso con la seguridad”, afirmó el primer ministro nipón, Shinzo Abe, tras instar a su aliado a paralizar la actividad de estos aparatos, detalló la agencia Kyodo.

En la víspera, un helicóptero HH-60 se estrelló en una zona montañosa dentro de Camp Hansen, una base del Cuerpo de Marines en la isla principal de Okinawa situada a apenas 2 kilómetros de distancia de zonas residenciales.

De los cuatro tripulantes, tres lograron salvar su vida mientras que fuentes militares estadounidenses confirmaron el hallazgo de restos humanos en el lugar del siniestro que, a falta de ser identificados, pertenecerían al cuarto militar desaparecido.

El accidente no solo ha provocado la queja del Gobierno nipón sino la protesta de cerca de 200 residentes de la zona que se manifestaron para reiterar su deseo de trasladar fuera de la isla las bases militares estadounidenses.

“Los accidentes aéreos de EEUU pueden suceder en cualquier momento, hay que trasladar fuera las bases militares”, detalló Ryokichi Chinen, un manifestante de 74 años, que afirmó estar cansado de que “las vidas de las personas queden en un segundo plano por detrás del entrenamiento militar”.

El accidente se ha producido en un momento sensible, después de que recientemente EEUU haya incrementado el despliegue en la zona de los polémicos aviones Osprey MV-22, un modelo capaz de despegar y aterrizar en vertical como un helicóptero, que se han visto implicados en diversos accidentes durante los últimos años.

La manifestación tuvo lugar frente a la base militar estadounidense de Futenma, situada en plena zona urbana de la localidad okinawense de Ginowan, rodeada de viviendas y edificios públicos y que ocupa un cuarto del municipio de cerca de 90.000 habitantes.

En 2004 otro helicóptero se estrelló contra un edificio de un complejo universitario en Ginowan, en un accidente que se saldó con tres de los tripulantes heridos, mientras que ningún estudiante o miembro de la institución resultó directamente afectado por el choque.

Las islas de Okinawa albergan más de la mitad de los cerca de 48.000 soldados que Estados Unidos mantiene en Japón tras la II Guerra Mundial y el 75 por ciento del cerca de centenar de instalaciones militares estadounidenses en el archipiélago. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad