Jorge Barraza: «Se perfilan los 5 viajeros»

Jorge Barraza

Por Jorge Barraza*

Es notable: la Eliminatoria determina el humor de los países. Desde luego, dura unas horas, acaso un par de días, luego se va diluyendo, pero no deja de ser impactante. Tan fuerte es el fútbol, tanta la adhesión al equipo nacional que si gana estamos felices y si pierde nos amargamos al punto de querer irnos a dormir temprano, sin cenar, sin ver los goles, nada… Los argentinos somos bastante peculiares en esto: hinchamos más por nuestros clubes que por nuestra selección. Mucho más. Lo explicó a su manera el genial Fontanarrosa, devoto feligrés de Rosario Central: «Central es como mi Vieja, la Selección es como mi tía». Ergo: la quiero, pero menos.

Perú ha vivido seguramente una emoción ciudadana incomparable. Ganarle a Chile es especialísimo para la nación inca. La contrapartida es Uruguay. De aquellos días felices -y aún frescos- de Sudáfrica 2010, de la Copa América 2011, incluso del comienzo arrollador de esta misma Eliminatoria, se ha pasado al actual desencanto, a la crítica ácida.

De ese paso de la felicidad nacional a la desilusión colectiva es una muestra Colombia. Después de la impiadosa goleada a Bolivia, pero sobre todo de su lujosa y arrolladora faena, no dábamos un centavo por Venezuela frente a los de Pekerman. Pero la Vinotinto es la Vinotinto, caballeros, y se hizo respetar. Es lo bonito del fútbol: nadie gana antes de jugar. Y todo es tan parejo y cambiante que pronosticar es más bien aventurar. No obstante, es el riesgo natural del columnista, del analista. El público ya vio el partido, igual compra el diario para saber qué opina el periodismo.
 
En este caso la sensación, más que opinión, es que faltando todavía seis fechas para el final, los cinco de arriba de la tabla han tomado una ventaja que puede resultar decisiva: Argentina (24 puntos y +16 goles), Ecuador (20 y +6) y Colombia (19 y +12) van al Mundial. La albiceleste aventaja por 9 puntos y 19 goles al cuarto y quinto. Ecuador y Colombia les llevan 5 y 4 puntos, pero con un partido menos. Y también tienen amplia ventaja de goles, que representan un punto adicional.
 
Chile (15 y -3) y Venezuela (15 y -3) sacaron 2 unidades de luz al sexto, Uruguay (13 y -4). Y de los 5 partidos que les quedan, 3 son como locales. De los cuatro de abajo, el que aparece con posibilidades más nítidas de pelea es Uruguay, sin embargo tiene muchos problemas (el primero, su juego).
 
Uruguay, hoy envuelto en reclamos al técnico y a los jugadores, tendrá 2 adentro y tres afuera. Y sus tres salidas serán ante rivales directos: Venezuela, Perú y Ecuador. Dijo el Maestro Tabárez, “nos queda jugar por el quinto lugar”. Parece que sí. Y no estará Suárez en la próxima jornada ante Venezuela por doble amarilla. Suárez es el alma y el gol de Uruguay. Otra complicación: 5 días después de enfrentar a la Vinotinto, la Celeste debutará ante España por la Copa Confederaciones. Un choque estelar, que el mundo verá. No será fácil abstraerse de ese compromiso y mentalizarse sólo en la Eliminatoria.
El público le exige cambios urgentes a Tabárez. Pero es muy difícil que los haga. El entrenador va a jugársela con los hombres que lo llenaron de satisfacciones y de triunfos. Va a morir con Lugano, Forlán, Arévalo Ríos, Godín, Cavani y todos los que hoy son cuestionados.
 
¿Y Perú…? Los resultados de la jornada 11 lo ungieron; los de la 12 lo hundieron. Con 11 puntos y menos 4 de diferencia de gol, tiene tres circunstancias a favor: a) un partido más por jugar que Chile y Venezuela; b) recibe a Uruguay en Lima (también a Ecuador, pero ese ya no es su objetivo, está muy arriba); c) juega la última fecha con una Bolivia seguramente eliminada.
 
En contra: a) debería sacar, como mínimo, 13 de los 18 puntos en disputa, o sea ganar 4 y empatar 1 de los seis. Algo verdaderamente complicado; b) debe ir a la boca del lobo con Colombia (en Barranquilla es una trituradora) y Venezuela (muy fuerte en Puerto Ordaz). Y hay que ver con qué equipo lo recibe Argentina en la fecha 17. No se lo puede descartar, y no hay derecho a robarle la esperanza a nadie, pero el análisis objetivo dice que la tiene muy brava.
 
Más allá de la aritmética, Argentina, Ecuador y Colombia tienen razones futbolísticas: están consolidados como equipos, confiados. Las tres selecciones encontraron los jugadores y el rumbo y, aunque puedan perder un partido (como Colombia en Puerto Ordaz), tienen argumentos de sobra para seguir sumando. Chile empieza a recomponerse con Sampaoli,un técnico que ataca y ataca con sus equipos, y eso los torna inaguantables muchas veces. Y Venezuela está dando la vida por lograr su sueño mundialista. César Farías es un hombre que transmite un extraordinario temperamento y persigue la excelencia las 24 horas del día. Ha logrado una Venezuela atrevida, peleona, fuerte. Y ya amortizó la falta de Rosales y Amorebieta, dos puntales. Su victoria sobre Colombia es sensacional. Por cómo venía el rival y por cómo luchó. De aquí al final, Farías va a dejar su sangre por conseguir un lugar. Nadie tenga dudas.
 
Falta bastante, pero la sensación, hoy, es que estos son los cinco mejor perfilados para el Mundial.
 
*Ex articulista de El Gráfico y director de la revista Conmebol, (a) International Press.

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35K suscriptores

BELLEZA

『PR』PATROCINADOS


Descarga el App de Súper Tokio Radio


AUTOMÓVIL