Akihito pide ayudar a las víctimas del tsunami de 2011

“Mi corazón está con los afligidos”, dice el emperador japonés en mensaje de Año Nuevo


Publicidad

El emperador siempre tiene presentes a los supervivientes de la tragedia (foto NHK)

El emperador de Japón, Akihito, instó hoy al país, en su tradicional mensaje de Año Nuevo, a ayudar a los afectados por el tsunami y crisis nuclear de marzo de 2011 para afrontar unidos los desafíos de la reconstrucción del noreste nipón.

“Nuestro país está pasando por momentos difíciles debido al terremoto y otros factores, pero es mi deseo que los corazones de la gente estén siempre con los afligidos y que cada uno ayude al otro para superar los desafíos”, señaló Akihito en un comunicado facilitado por la agencia de la Casa Imperial nipona.

El emperador, de 79 años, también expresó su tristeza por los casi 52.000 desplazados que tuvieron que abandonar sus hogares debido a la crisis nuclear en la central de Fukushima Daiichi.

“Mi corazón está con los afligidos”, dijo Akihito sobre los desplazados, al tiempo que lamentó que tengan que pasar el frío invierno en refugios temporales.

De cara el futuro el anciano emperador de Japón quiso mostrarse positivo, esperanzado en que el país haya aprendido las lecciones que dejaron los duros momentos vividos en los últimos años.

“Sinceramente espero que, en el futuro, la experiencia del daño causado por el terremoto y el tsunami se utilicen plenamente para educar a la gente en la prevención de desastres y planificar las ciudades, para que de ese modo el país avance para garantizar la seguridad de la gente”, añadió.

Akihito, que accedió al trono en 1989 tras la muerte de su padre, se encuentra muy delicado de salud desde que fuera sometido a una operación de “bypass” coronario el pasado mes de febrero.

El pasado 23 de diciembre, durante su 79 cumpleaños, el emperador expresó su deseo de mantener su ritmo habitual de trabajo a pesar de su estado de salud tal y como hizo su padre, el emperador Hirohito, que atendió todos sus compromisos oficiales hasta superados los 80 años.

Como cada año, la Casa Imperial dio a conocer también los cinco poemas en “waka”, género que se remonta al siglo VI, escritos por el emperador y su esposa, Michiko, para celebrar el año nuevo.

En ellos, el emperador destacó temas como el sufrimiento de los desplazados por la crisis nuclear, su agradecimiento por las muestras de cariño durante su operación coronaria o su visita al Reino Unido en mayo con motivo del Jubileo de la Reina Isabel II. (EFE)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad