Tepco perdió más de 288.000 millones de yenes entre abril y junio

Sus ingresos aumentaron, pero debió pagar elevadas indemnizaciones


Publicidad

La eléctrica TEPCO, propietaria de la central nuclear de Fukushima, tuvo una pérdida neta de 288.300 millones de yenes (2.995 millones de euros) entre abril y junio, lo que supone un 49,5 por ciento menos que los números rojos sufridos en el mismo trimestre de 2011.

En el resultado negativo de TEPCO pesó el pago de 161.000 millones de yenes (unos 1.670 millones de euros) que la eléctrica tuvo que hacer al fondo de Compensaciones por Daños Nucleares, destinado a indemnizar a las víctimas de accidentes atómicos, y que fue contabilizado como pérdida extraordinaria.

Sus ingresos ordinarios se situaron a su vez en cerca de 1,33 billones de yenes (unos 11.770 millones de euros), un 15,2 por ciento interanual más.

TEPCO, que suministra energía a los más de 30 millones de habitantes de la zona metropolitana de Tokio y alrededores, hizo públicos sus resultados entre abril y junio, primer trimestre fiscal nipón, un día después de quedar de forma efectiva bajo control estatal.

La que es la mayor eléctrica nipona confirmó que recibió una inyección de unos 10.400 millones de euros provenientes de fondos públicos para evitar su bancarrota, a cambio de que el Gobierno controle más del 50 por ciento de los derechos de voto de la compañía y participe en su gestión.

Además, se conoció que el grupo ha obtenido un crédito por 370.000 millones de yenes (unos 3.800 millones de euros) de bancos japoneses para garantizar sus operaciones.

El grupo se encuentra inmerso en un profundo plan de reestructuración que prevé la reducción de su tamaño, la venta de numerosos activos, el recorte de gastos y una emisión de bonos corporativos hacia el año 2015, con lo que espera poder volver a ser autosuficiente.

Además de los millonarios costes que suponen las indemnizaciones a las víctimas de Fukushima y el desmantelamiento de la planta, que puede llevar unas cuatro décadas, TEPCO debe hacer frente al aumento de gastos que supone la paralización de la mayoría de las centrales nucleares del país.

Para el año fiscal 2012, que termina en marzo de 2013, el grupo prevé una pérdida neta de 160.000 millones de yenes (1.660 millones de euros), casi cinco veces menos de la registrada el ejercicio anterior. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad