Nancy Matsuda: ROMANCES

Nancy Matsuda
Nancy Matsuda
Nancy Matsuda

Estamos en febrero, cosa que esto es algo así como un bolero. Unas pequeñas indicaciones para mantener el romance en el matrimonio y no se vuelva muy monótono.




Publicidad

¿Que si son necesarias? Pues sí, siempre es bueno tenerlas a mano por si se nos olvida en algún momento. Ya que así como los artefactos eléctricos, antes de que suceda un corto circuito, es mejor leer nuevamente el manual para verificar que todo esté en orden y funcione correctamente.

Para ellas:

1. Tener siempre lista la rica y deliciosa cena. Bien dicen que el amor empieza por la barriga.

2. Prohibido hablar cuando esté frente a la computadora o la TV, a menos que sea estrictamente necesario. Deje los temas importantes para cuando este lejos de estas dos actividades. Porque si solo siente urgencia de conversar con alguien sobre las compras del día, llame mejor a una amiga.

3. Vístete bonita. Nadie dice que te pongas un traje de gala. El buzo de casa está bien, pero ojo con los contrastes.
Olvídese de ese polo a rayas naranjas y verdes, pantalón rojo con margaritas y unas medias de conejitos moradas. Qué horror! nadie quiere encontrarse al payaso de Mc Donald parado en su cocina. Completo mata pasiones.

4. Jamás, pero jamás, se meta con la suegra. Decirle barbaridades de la mujer que la trajo al mundo, duele mucho. Mejor dígale lo guapo que se ve y envíele un guiño o alábelo por alguna actividad que hizo.

5. Empiece usted de vez con los arrumacos para el sexo. Para esto no hay edad y se ponen contentos.

Para ellos:

1. Tenga algín detalle con ella, aunque no celebren nada. Dígale algo bonito o aparezca con una rosa. No le pedimos un ramo, con una basta y sobra.

2. No se haga el que la escucha, de verdad escúchela.

3. Salgan solos de vez en cuando. Sin niños de por medio. Como en las citas de novios. Vayan al cine, a un café, a comer, caminar etc. No valen las idas y venidas al supermercado, no sea payaso, no tiene nada de romántico.

4. De vez en cuando aunque sea lave los platos. Para una mujer es un gran alivio.

5. Y una que otra vez, dele un largo beso y no solo lo haga cuando quiera sexo.

PRECAUCIÓN:
Para el buen funcionamiento de estas instrucciones, es preciso que ambas partes sigan los puntos arriba mencionados.

Hago hincapie nuevamente en lo de ambas partes. Es la base del manual ya que el romanticismo es como el baile y así como el amor, el vals se baila de a dos.

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario