Irma Aráuz: “¿Por qué estoy tan enojado?”

La culpable de todo es nuestra imaginación que está volando, dice la psicóloga Irma Aráuz.

Por Irma Aráuz*
Paul Watzlawick, un psiquiatra de Palo Alto, EEUU, en su libro “El arte de amargarse la vida” nos dice cómo se puede convertir lo cotidiano en insoportable, y en cómo mucha gente se esfuerza por amargarse la vida a propósito.

Para saber cómo hacemos esto de manera inconsciente, es muy importante identificar la causa: “El vecino de al lado es un antipático”, “el vendedor es un mentiroso”, “mi pareja es insoportable”, “ya no la aguanto, hace dos días le saludé y no me respondió, seguro que le caigo mal”, “¡ay! qué rabia me da que a esa gentuza todo el mundo la salude y a mí no”.

Todo esto parece ser la fuente de tanto enojo y tristeza. Y, sin embargo, nada de esto es la causa real. Como todos saben, “el problema a veces no es el verdadero problema”, hay algo más y bastante profundo como para estar irritados todo el tiempo, imaginándonos solo lo peor.

La culpable de todo es nuestra imaginación que está volando, porque no son las personas ni las situaciones que están fuera de nosotros, las que nos causan frustración, miedo, desilusión o perturbación, sino que son nuestros pensamientos y actitudes respecto de esas personas o situaciones los que los producen.

Una señora siempre se quejaba de su vecina y le pregunté qué era lo que más le molestaba de ella y enumeró una gran lista de defectos. Entonces volví a preguntarle qué era lo que más le disgustaba de ella misma. Y muy asombrada me contestó que lo mismo que le desagradaba de su vecina. Después de esto parece que ella empezó a saludar a su vecina y comenzaron a frecuentarse, ahora son muy amigas. Cuando le pregunté qué es lo que había pasado me contestó que solamente había decidido mirar lo positivo y concentrarse en ello.

Cuando cesamos de juzgar se produce la curación porque nuestras percepciones lo único que hacen es reflejar nuestro yo interior.

Les propongo preguntarse ¿cuál es el objetivo de esta relación?, ¿estoy comunicándome para unirme o para separarme?, ¿estoy mirando a esta persona con amor o con temor?, ¿prefiero tener la razón o ser feliz?
Si en lugar de ver a tu atacante con malos ojos lo miras como una persona solitaria y con miedo, pidiendo ayuda para amarla, tu actitud respecto a ella cambiará. Si en lugar de atacar te propones ver lo bueno en el otro, entonces una luz recorrerá tu interior y descubrirás que amar es una elección que tú haces para ver el mundo como un lugar de ataque o de defensa, de amor o desarmonía.

 

*La psicóloga Irma Aráuz atiende directamente en el teléfono 090-2553-3307 y en el e-mail consultasairma@live.com.ar
 

SUSCRÍBASE A INTERNATIONAL PRESS GRATIS!

Registre su correo electrónico para suscribirse y reciba diariamente las últimas noticias de Japón y servicio exclusivo de Último Minuto.




Publicidad

Publicidad





Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

Agenda Cultural
JAPÓNICA
Cine
JAPÓNICA
JAPÓNICA

PRODUCTOS

Novedades
Novedades
Productos de Japón

Turismo en Japón

LECTOR