Evidencia de que el COVID-19 causó daño cerebral en 2 bebés infectados en el útero

Se obtiene evidencia de que el COVID-19 daña el cerebro de un feto.

Una investigación publicada en EEUU dijo que el COVID-19 ha causado daño cerebral en dos bebés cuyas madres se infectaron durante el embarazo. El virus SARS-CoV-2 penetró a través de la placenta materna.

El estudio, citado por Reuters, fue publicado por científicos de la Universidad de Miami en la plataforma científica de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Ambos bebés tenían graves retrasos en el desarrollo. Uno de los bebés murió a la edad de 13 meses.

Ninguno de ellos dio positivo por SARS-CoV-2, pero tenían altos niveles de anticuerpos COVID-19 en la sangre, dijo Merlin Benney, neonatóloga y profesora asistente de pediatría en la Universidad de Miami.

Según ella, esto indica que el virus pasó de madre a hijo a través de la placenta.

Los médicos sospecharon desde antes que el COVID-19 podría afectar el cerebro de un feto durante el embarazo de una mujer enferma, pero la evidencia concreta ha aparecido solo ahora.

Los bebés nacieron de madres jóvenes que dieron positivo por coronavirus durante el segundo trimestre del embarazo y ocurrió en el punto álgido de la pandemia en 2020, cuando se estaba propagando la cepa «Delta», la más peligrosa, y no había vacunas.

«Esta es la primera vez que hemos podido demostrar la presencia del virus en el cuerpo del feto durante el paso transplacentario», dijo el Dr. Michael Paidas 

Los científicos conocen algunos virus que pueden penetrar la placenta y causar daño al cerebro fetal, en particular, el citomegalovirus, la rubéola, el VIH y el virus Zika.

Anteriormente, el SARS-CoV-2 se había detectado en el tejido cerebral de adultos y algunos expertos sospechaban que también podría afectar al feto.

«Esta es la primera vez que hemos podido demostrar la presencia del virus en el cuerpo del feto durante el paso transplacentario», dijo el Dr. Michael Paidas, jefe del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Miami, en la sesión informativa.

Ambas madres dieron positivo por el coronavirus. Una mujer solo tenía síntomas leves y llevó al bebé a término, mientras que la otra estaba tan mal que los médicos tuvieron que operar en la semana 32 de embarazo.

Una autopsia del cerebro del niño que murió también reveló la presencia del virus COVID-19. Esto significa que la lesión fue causada por la propia infección. 

Los recién nacidos tuvieron convulsiones desde el primer día de vida. Al nacer, los niños no presentaron microcefalia, como ocurre con el virus Zika. Sin embargo, la microcefalia se desarrolló con el tiempo porque los cerebros de los bebés dejaron de crecer a un ritmo normal.

El equipo encontró evidencia del virus en las placentas de ambas madres.

Una autopsia del cerebro del niño que murió también reveló la presencia del virus COVID-19. Esto significa que la lesión fue causada por la propia infección.

La obstetra y ginecóloga de la Universidad de Miami, Shahnaz Duara, sostuvo que estos casos son raros, pero las mujeres aún deben informar a sus pediatras si han tenido COVID-19 durante el embarazo.

Después de todo, es posible que algunos defectos cerebrales no se noten hasta que los niños vayan a la escuela.

El equipo de médicos también insta a las mujeres embarazadas y a las mujeres que recién planean quedarse embarazadas a que se vacunen contra la COVID-19 .

Actualmente, no se sabe si otras cepas, excepto «Delta», pueden causar este tipo de patologías en los niños.

Se recordará que los científicos encontraron previamente que las mujeres embarazadas con COVID-19 tienen un mayor riesgo de complicaciones por la enfermedad y la hospitalización. (RI/AG/)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35K suscriptores

BELLEZA

『PR』PATROCINADOS


Descarga el App de Súper Tokio Radio


AUTOMÓVIL