Polonia desilusionada por acusaciones contra Juan Pablo II… encubrió pedófilos

Juan Pablo II, fue Papa de 1978 a 2005, cuando falleció.

En Polonia, donde la autoridad de Juan Pablo II supera a la propia Iglesia y el pueblo aún considera un héroe nacional, se ha publicado el libro «Máxima Culpa», del periodista y escritor holandés, Ekke Overbeek, que cuestiona su imagen y pone en tela de juicio su santidad. 

El libro, bastante convincente según la crítica, da una respuesta inequívoca a la pregunta: ¿sabía Karol Wojtyla sobre las actividades pedófilas en su diócesis? No solo lo sabía, sino que él mismo, como arzobispo de Cracovia (1964-1978), encubrió el abuso infantil por parte de sus subordinados.

Los medios polacos coinciden en que Overbeek presenta una prueba «nuclear» irrefutable que incrimina al Papa. Entre varios casos, habló sobre el depredador sexual, el padre Eugeniusz Surgent, como la evidencia más fuerte de la culpabilidad del Papa polaco. Violó a niños, estuvo dos años en la cárcel, confesó todo al futuro Papa, pero volvió a ser reintegrado a la iglesia al salir de prisión y «lo volvió a hacer».

Los sectores más clericales y de la derecha católica han reaccionado contra Overbeek y cuestionan la rigurosidad de sus investigaciones que durante 10 años han recogido testimonios, pero también datos del servicio secreto de la era comunista de los que no pocos desconfían.

El impacto en la sociedad ha sido mayúsculo, sobre todo entre los jóvenes polacos, que han crecido entre noticias sobre los abusos en la iglesia que siempre liberan de culpa a Wojtyla. Se ha despertado un «desprecio furioso» por la figura del Juan Pablo, según afirma la influyente revista Polityka.

(entre los jóvenes polacos) se cuestiona la ironía de la moral de una iglesia que «impone una ética sexual restrictiva a las personas y encubre escándalos de pedofilia»

LA DESILUSIÓN EN LA JUVENTUD POLACA

La generación polaca nacida tras la muerte del Papa, que no recuerda a Juan Pablo II y está entrando en la edad adulta, se cuestiona la ironía de la moral de una iglesia que «impone una ética sexual restrictiva a las personas y encubre escándalos de pedofilia».

El caso de Wojtyla, a quien el Papa Francisco canonizó a velocidad exprés y convirtió en santo de la iglesia católica en 2014, es frágil. No solo dejó hacer, sino que también dejó pasar.

Después de los casos de podofilia del Arzobispo de Washington, Theodore McCarrick, el Arzobispo de Viena, Hans Herman Groer, y finalmente Maciel Degollada, el fundador de la Orden de los Legionarios de Cristo, ampliamente difundidos por el mundo y los medios polacos, vuelve la pregunta: ¿Sabía esto Juan Pablo II? Pues sí.

UN REPORTAJE DE TELEVISIÓN REVELADOR

Atizó el fuego en Polonia, un nuevo reportaje del periodista Marcin Gutowski. En la primera semana de marzo la cadena TVN24 emitió el reportaje de investigación titulado «Franciszkańska 3».

Gutowski, un reportero de investigación con mucha experiencia, mostró pruebas de Karol Wojtyła, incluso como cabeza de la Iglesia en Cracovia, sabía sobre los pedófilos en sus filas y no usó este conocimiento como se esperaba. Tenía muchas posibilidades. Podía remitir sus casos al tribunal eclesiástico, esperando la excomunión o una expulsión del sacerdocio, pero prefirió trasladar a los culpables a otras parroquias.

El reportaje citó otro caso. Una carta que Wojtyla escribió al entonces arzobispo de Viena, Franz Koenig, recomendándole un sacerdote para su cuidado. Wojtyla no dijo en la carta que Boleslaw Sadus había abusado de niños pequeños, y fue nombrado párroco en Austria. Siendo Papa siguió en contacto con Sadus.

El informe periodístico cuestionó esas decisiones: «(Juan Pablo II) eligió un camino que encaja en la estrategia de lo que hoy se conoce como la subcultura eclesiástica de omerta, es decir, el encubrimiento sistemático del mal, que es el daño a los niños y el abuso de los seminaristas por parte de los clérigos».

el escritor y miembro del PEN Club, Adam Szostkiewicz, salió al frente de los defensores y quienes lanzan justificaciones sin intento de investigar, diciendo: «Poner excusas para este mal es otro mal».

Los comentaristas polacos pro-Wojtyla lo defendieron desesperadamente de las acusaciones. Hubo argumentos de que el Papa fue engañado por su entorno; que cuando se enteró, era demasiado viejo y había perdido el control de la curia.

El episcopado polaco reaccionó con bastante moderación a los informes, emitiendo una declaración de que una evaluación justa de las decisiones y acciones del «Ordinario de la Arquidiócesis de Cracovia, Karol Wojtyła, requiere más investigación de archivo».

Pero el escritor y miembro del PEN Club, Adam Szostkiewicz, salió al frente de los defensores y quienes lanzan justificaciones sin intento de investigar, diciendo: «Poner excusas para este mal es otro mal. No es correcto justificar este mal con pretextos históricos» y pidió una comisión de expertos independientes de la iglesia y de las autoridades políticas para llevar el caso Wojtyla más allá de las investigaciones periodísticas.

LA IGLESIA NO INVESTIGARÁ EL CASO WOJTYLA

Sin embargo, todos dudan de la apertura de los archivos y de que el actual liderazgo católico acepte una pronta investigación, más aún sabiendo que la situación del Papa polaco es absolutamente adversa.

«Para una institución sumida en una profunda crisis, la autoridad de Juan Pablo II es el depósito más valioso de que dispone. Las publicaciones de Gutowski y Overbeek, que describen el encubrimiento de los escándalos de pedofilia por parte de Karol Wojtyła, solo pueden ser la primera ficha de dominó», escribió ayer la periodista Joanna Podgorska en Polityka.

Durante muchos años, cualquier voz crítica contra Juan Pablo II fue tabú, pero hoy se sostiene abiertamente que él ya no es un ícono. «Era único, pero no extraordinario», sostuvo el padre Jacek Prusak, jesuita y reconocido teólogo polaco. (AG/RI/International Press)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35K suscriptores

BELLEZA

『PR』PATROCINADOS


Descarga el App de Súper Tokio Radio


AUTOMÓVIL