Protestas contra Xi Jinping en varias ciudades chinas por la política de «cero corona»

Le dicen la "Revolución del papel blanco" contra el régimen de Xi Jinping. (Weibo)

A Xi Jinping se le ha pasado la mano en su política de cero COVID y la población en varias partes de China se lo han hecho saber con protestas inéditas. Le llaman «La revolución del papel blanco» o el «Movimiento del papel blanco», que consiste en levantar una hoja de papel A4 en blanco y sostenerlo en alto.

El objetivo principal es exigir la abolición de la política de «cero corona», una medida extrema que hasta ahora ha fracasado creando estrés en la población y deteniendo la economía, con un grave impacto en las empresas transnacionales que producen en China.

Los días 26 y 27 de noviembre se realizaron protestas en Shanghái y Pekín, mientras en las redes sociales locales se viralizó un vídeo exigiendo la renuncia del presidente Xi con consignas que decían: «Que se vaya el dictador», «Xi Jinping, fuera» y «Oponerse a la continuación de mandato de Xi Jinping». Estas críticas directas al líder chino podrían dar lugar a protestas generalizadas.

En Shanghái las quejas comenzaron cuando familiares y conocidos de las víctimas de un incendio ocurrido hace cuatro días en un gran edificio de apartamentos de la localidad de Urumqi, en la región Xinjiang, se reunieron para llorar a sus muertos.

Diez personas fallecieron en ese hecho que los ciudadanos chinos atribuyeron al extenso confinamiento de Urumqi a causa del COVID. Las medidas de control complicaron el trabajo de los bomberos y el rescate de los heridos que finalmente murieron.

Muchos vehículos eléctricos estacionados cerca al edificio no pudieron moverse porque estaban descargados y obstaculizaron el paso de los bomberos. Los coches no se mueven del lugar desde agosto, cuando se cerró la ciudad.

La red social china Weibo mostró vídeos de numerosas personas protestando en las calles de Urumqi contra las medidas. Imágenes verificadas por la agencia AFP mostraban a cientos de personas reunidas frente al local del gobierno local exigiendo el fin del confinamiento y mostrando un cartel que decía: «Si vamos a morir, ustedes morirán con nosotros».

La censura del gobierno chino alcanzó a eliminar comentarios sobre el incendio y las autoridades detuvieron a algunas personas por «propagar rumores en Internet», pero las publicaciones de protesta ya había sido vistas por 1.500 millones de personas. (AG/RI/)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 36.479 suscriptores

Descarga el App de Súper Tokio Radio