Anuncian medidas especiales en Tokio, Kioto y Okinawa hasta el 5 de mayo

Primer ministro de Japón, Yoshihide Suga (Foto Kantei)

El gobierno japonés decidió hoy aplicar las “medidas especiales para evitar la expansión del coronavirus” (Man’en boshi-to juten sochi) en las prefecturas Tokio, Kioto y Okinawa donde las infecciones siguen en aumento.


Según anunció el primer ministro, Yoshihide Suga, las medidas entrarán en vigor en Kioto y Okinawa desde el próximo lunes 12 de abril y en Tokio desde este mismo domingo 11. La fecha límite será el 5 de mayo, justo después de la Semana Dorada. De esta manera, las prefecturas bajo de las medidas especiales suman seis, incluidas Osaka, Hyogo y Miyagi.

Suga dijo hoy que Osaka y Hyogo representan alrededor del 70% de los nuevos infectados y que en Tokio hay un aumento del 20% de los casos.

Dado que las zonas de infección son áreas urbanas, las autoridades han instado a la población a abstenerse de salir e ir hacia las prefecturas y ciudades bajo las medidas especiales. “Se pide a los ciudadanos abstenerse de salidas innecesarias y poco urgentes entre las prefecturas señaladas tanto como sea posible”, dijo el gobierno. El cumplimiento de esta solicitud no tiene obligación legal ni sanciones.

Las medidas especiales cubren los 23 distritos de Tokio, además de las ciudades de Musashino, Tachikawa, Hachioji, Machida, Chofu y Fuchu. En la prefectura de Kioto las medidas se aplican en la ciudad de Kioto y en Okinawa en Naha y otras 8 ciudades de la isla principal. El pedido central es para los restaurantes que deberán adelantar el cierre de su horario comercial a las 20.00 horas.

También se relajarán los criterios para que los pacientes hospitalizados sean dados de alta debido a la estrechez que hay en los centros médicos. Hasta ahora, las personas infectadas con alguna variante del virus necesitan dar negativo en pruebas PCR para obtener el alta.

En los casos del coronavirus convencional, los casos leves o moderados logran el alta 10 después del inicio de la enfermedad y 72 horas después de que los síntomas mejoran.

Bajo estas medidas especiales, el gobernador puede ordenar el recorte de los horarios comerciales e imponer hasta 200.000 yenes de multa a quienes desobedezcan la solicitud sin una razón justificable.

Los negocios que cierren temprano recibirán un “dinero de cooperación” según la envergadura de sus negocios. Si las ventas caen en un 40% en las grandes empresas, podrán recibir hasta 200.000 yenes por día, mientras que para las pequeñas y medianas empresas será entre 40.000 y 100.000 yenes, también en función de sus ventas.

Los usuarios de restaurantes, donde el riesgo de contagio es alto, estarán sometidos a más exigencias. Los bares y restaurantes podrán rechazar el ingreso de los clientes que no usen mascarillas. Al mismo tiempo, se les pedirá instalar separadores acrílicos en las mesas y dar mayor ventilación al local. La autoridad ha dicho que fortalecerá las patrullas de personas que supervisará la aplicación de las medidas de prevención en los comercios.

El número de participantes en los eventos de gran escala se reducirá a un aforo de 5.000 personas. Tras el levantamiento del estado de emergencia en marzo, Tokio y Kioto tenían un aforo de 10.000 personas, mientras que en Okinawa, donde no hubo declaración, era del 50%. (RI/International Press)

SUSCRÍBASE A INTERNATIONAL PRESS GRATIS!

Registre su correo electrónico para suscribirse y reciba diariamente las últimas noticias de Japón y servicio exclusivo de Último Minuto.




Publicidad

Publicidad





Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

Agenda Cultural
JAPÓNICA
Cine
JAPÓNICA
JAPÓNICA

PRODUCTOS

Novedades
Novedades
Productos de Japón

Turismo en Japón

LECTOR