Reabren exposición con estatua de esclava sexual, cancelada por quejas y amenazas en Japón


Estatua de esclava sexual en Aichi (Fuji TV)

El 1 de agosto, se inauguró en Nagoya una exposición sobre la libertad de expresión como parte un festival de arte en la prefectura de Aichi.


Publicidad

3 días después, la muestra fue cancelada ante las quejas y amenazas recibidas por la exhibición de una de las obras, una estatua que representa a las miles de mujeres coreanas que Japón forzó a prostituirse para atender a sus soldados durante la Segunda Guerra Mundial.

La cancelación causó controversia y críticas de censura. Más de 2 meses después, la exposición -compuesta por 23 obras- se reabrió y será pública hasta el próximo lunes, cuando se clausurará el festival de arte de Aichi.

Los organizadores han reforzado la seguridad -con medidas como el uso de detectores de metales- y limitado el ingreso de visitantes, informó Asahi Shimbun.

Los visitantes reciben una visita guiada y tienen prohibido tomar fotos o grabar videos.

El alcalde de Nagoya, Takashi Kawamura, jefe internino del comité directivo del festival (encabezado por el gobernador de Aichi) protestó por la reapertura de la muestra.

El rechazo de Kawamura no se agota en palabras, pues la autoridad dijo que Nagoya no pagará los 33,8 millones de yenes (315 mil dólares) que le corresponden como parte de los gastos para la realización del evento.

Kawamura ha tenido un papel protagónico en la controversia, pues exigió el cierre de la muestra apenas se abrió, alegando que la estatua no debe exhibirse en un evento financiado con fondos públicos. A su juicio, la obra podría dar podría dar la impresión “errónea” de que Japón acepta la posición de Corea del Sur de que Japón esclavizó sexualmente a mujeres coreanas.

Los problemas no acaban ahí. La Agencia de Asuntos Culturales decidió retirar una subvención de aproximadamente 78 millones de yenes (728 mil dólares) para el festival de arte. ¿La razón? Deficiencias burocráticas. El gobierno de Aichi no brindó la información necesaria al solicitar el subsidio estatal, según la agencia.

El ministro de Cultura, Koichi Hagiuda, negó que la decisión de la agencia tuviera relación con la estatua. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario